“Desde más adentro”, el libro de Peco Tissembaum y la investigación sobre la Masacre de Margarita Belén

Por el

Follow Proyecto Bohemia on WordPress.com



Proponemos la lectura del texto con el que se inaugura la Colección “Los imprescindibles” de Editorial Contexto, porque allí Peco Tissembaum se revelará no solo como un personaje del estupendo artículo de Rodolfo Walsh “Viaje al fondo de los fantasmas” (sobre su recorrido con Peco por Los Esteros del Iberá) sino también y sobre todo, como uno de los pilares fundamentales de las lucha por los Derechos Humanos en el Chaco.

¿Cuáles son los libros imprescindibles, aquellos que debemos leer y hacer leer para saber quiénes fuimos y quiénes somos, de dónde venimos, cuáles son nuestros orígenes, legados y horizontes de futuro?  Aquellos libros de literatura, de ensayo histórico, político, filosófico, sociológico o cultural, que no deberían faltar en nuestras bibliotecas personales, escolares o públicas.  Que deberían habitar en nuestra memoria individual y colectiva y en el lenguaje a través del cual pensamos y nos expresamos.

Para responder a estos interrogantes creamos esta Colección, que se nutrirá tanto de autores que ya no están entre nosotros, como de otros y otras que cohabitan junto a nosotros en este espacio geográfico y cultural del Chacú, de cuya diversidad lingüística y cultural estamos orgullosos. Y comenzamos con Peco Tissembaum.

 

Para explicar por qué Peco es un imprescindible “Viaje al Fondo de los Fantasmas”:

“El hombre que fue a esperarme al aeropuerto de Camba Punta, en Corrientes, era un antiguo poblador de esa región, un tipo experto, con una de esas caras sacadas de un cuento de Hemingway.

“Así que piensa entrar al Iberá”, me dijo. “Si puedo”, contesté. “Qué equipo trae”, quiso saber. “Esto” (le mostré una bolsita de plástico en el cepillo de dientes y la máquina de afeitar). “Entrar es fácil”, me alentó. “Lo difícil es salir”.

“Peco, el abogado de Resistencia, se llamaba Eric Edwin Tissembaum. Era el mismo que me había ido a esperar al aeropuerto de Cambá Punta, que me había dicho aquello de que “Entrar es fácil, lo difícil es salir”. Y ahora, cinco días después, parecía que iba a tener razón”.

“La desmemoria saca monstruos / al sol. El lazo / humano es otro ahí, la inteligencia / es zonza ahí. / Hay asesinos / y aplausos para los asesinos. (…)”, eso escribe Juan Gelman en los primeros versos de su poema “Jenin” en País que fue será.

Recurro a estos versos de Juan Gelman porque sus potentes imágenes tienden un puente de plata y de sentido que nos permiten entender cabalmente qué continuidades y rupturas existen entre la primera edición de Desde Más Adentro, el libro de Peco que hoy estamos rememorando, en 1996, y esta tercera, veintidós años después, en el 2018. Porque en ambos casos, la Economía de Mercado y el neoliberalismo –década del ’90, menemato, y ahora Ceocracia- fueron y son las condiciones de posibilidad para que la teoría de los dos demonios y el negacionismo abran las puertas de la impunidad bajo la excusa de cerrar la grieta de los conflictos argentinos. Porque ya se sabe, no puede haber colonización económica y política sin colonización cultural y pedagógica, porque la historia es la política de la memoria y la política es la historia del presente y no se puede escribir soberanamente si nos roban y o destierran la memoria.

He ahí –he aquí- las continuidades entonces entre los extremos de estos últimos veinteidós años. Pero también hubo y hay rupturas notables de las que abrevamos hoy como fuente vital: las incansables heroicas luchas de los Organismos de Derechos Humanos Nacionales y Provinciales y las Políticas Públicas de Néstor y Cristina que del 2003 al 2015 situaron a las Políticas de Derechos Humanos de Memoria, Verdad y Justicia como razón de Estado. De eso da muy buena cuenta este libro tan necesario. De las políticas de a pie, desde las múltiples, ejemplares y creativas resistencias populares hasta las políticas públicas a través de las cuales se fueron horadando derrotando la frondosa maraña de las impunidades. De los ejemplares juicios que a tanto nivel nacional como provincial juzgaron y condenaron a los responsables militares y civiles de la última dictadura.

Margarita Belén (como la Masacre de Napalpí) es nuestra Operación Masacre, es nuestro Auswchitz, lo que la dictadura cívico-militar-empresarial-eclesiástica pensó como lo invisible-indecible de una experiencia histórica que debía estar rigurosamente sepultada vedada a nuestra memoria colectiva.

¿Cómo hacer frente a la tarea de hacer visible, decible, grito, memoria, verdad y justicia lo acallado en esta nueva operación masacre?

Hacía y hace falta poner el cuerpo, arriesgarlo, junto con la voluntad, inteligencia, la astucia, la perseverancia y el coraje, como escribía B. Brecht en “Las cinco dificultades para decir la verdad”. Y sobre todo sentirse y pensarse como parte del héroe colectivo, aquel que Oesterheld nos enseñara que es el único héroe que cuenta y vale para semejante tarea.

Por eso es posible afirmar que Desde Más Adentro es un libro sobre la Militancia Política por los Derechos Humanos como proyecto de vida. Un texto que da cuenta tanto de una militancia política, individual, desde el ejercicio del derecho, desde la resistencia peronista post golpe del ‘55 –de un hombre que no dejó nunca de abrazar el ideario socialista-, durante 60 años, como la de una historia colectiva de aquellos y aquellas que ante las más duras adversidades que sufrimos durante las dictaduras del ’55, ’66 y ’76, supieron dar con sus militancias testimonio de solidaridad y coraje cívico.

Recalo, en especial, en el nudo central del libro: la Masacre de Margarita Belén. Porque no se trata de un escritor o historiador que reflexiona sobre los hechos del pasado que sucedió a otras personas. Por eso releo Terapia intensiva, el capítulo en el que Peco revela cómo fue posible obtener la confesión del paramilitar Eduardo Ruíz Villasuso, en 1984, internado en terapia intensiva en el Hospital Perrando, merced a una conspiración militante, tan inteligente como valiente, de la que participaron Peco, Germán Bittel, que era diputado provincial, un joven escribano (Juan Manuel Pedrini?) y un médico amigo de Peco, Tirso Obal, quien facilitó los datos de la hora apropiada para ingresar a la sala donde estaba Villasuso.

Es de noche y durante horas a través de un grabador que lleva Peco, en forma clandestina, la memoria de un torturador caído en desgracia y desencontrado con sus antiguos socios esbirros, va desgranando con su voz rota los datos los detalles del horror de la masacre, los nombres de las víctimas, los nombres de los asesinos. Es nuestro caso Scilingo. La fuente llave garganta profunda que rompe el pacto de silencio y que permite reconstruir lo fundamental de la trama macabra.

Villasuso muere un par de días después. El médico fue sumariado y un fiscal del crimen de la justicia provincial hace saber a Peco que es merecedor de procesamiento por la inconducta profesional que demuestra. Más de 3 décadas después Peco sigue estando orgulloso de tamaña incorrección. Nosotros también.

Peco reconstruye las pistas que fueron acercando, a pesar del miedo, un par de personas, una empleada municipal del cementerio de Resistencia, un cliente de Peco que trabajaba en Casa de Gobierno, quienes permiten descubrir los cuerpos de compañeros enterrados en ese cementerio y el destino de Margarita Belén en el plan de vuelo del helicóptero de la provincia un par de días antes del 13 de diciembre del ’76, con Serrano, Zucconi y Larrateguy a bordo.

Pero, sobre todo, se propone, demostrar por qué se produjo la masacre, por qué la dictadura, en función de lo que también Walsh calificara como el plan de la miseria planificada, el de la brutal transferencia de la riqueza de las grandes mayorías al poder económico concentrado, para destruir la que fuera la sociedad más igualitaria de la América Latina, la de la mayor redistribución de la riqueza a favor de la clase trabajadora.

“La lucha del ser humano contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido”, frase de Milán  Kundera que utiliza como epígrafe de uno de los capítulos. Porque como escribe Peco “El olvido, la amnesia histórica, es un instrumento que ayuda al debilitamiento social”.

Porque como escribe Peco, en el capítulo final, escrito a fines de 2016 “Los miles de despidos que se han producido en la administración pública, el aumento desmedido del costo de vida, la eliminación de impuestos a lucrativas empresas internacionales, son algunos elementos …para concluir que no encontramos, nuevamente, ante otra arremetida de las extremas derechas que supeditan el interés social al beneficio particular”. Porque esa es la peor violación a los derechos humanos a la que puede someterse al pueblo argentino. Porque como dice Peco la militancia por los derechos humanos es una llama que no cesa que no debe apagarse jamás.

Francisco “Teté” Romero- Escritor, docente y editor.


Categoria: Libros | Tags: , | Comentarios: 0

Sé el primero en escribir un comentario.

Deja un comentario