La Varieté: un espectáculo que combina arte, humor y destreza

IMG_4167

Las escuelas de acrobacias y artes circenses comenzaron a recuperar los viejos conceptos de espectáculos de variedades y kermeses de antaño, en donde el público no es pasivo ni espera que todo acontezca en un escenario intocable y rígido.

Hace algunos años que en Resistencia una fauna de acróbatas, malabaristas, magos, payasos, humoristas comenzó a desarrollarse por fuera de los escenarios principales, a veces en las calles, otras veces en las plazas. Hay talleres y escuelas de circo y acrobacias a las que concurren desde los más pequeños hasta adultos para incursionar en estas artes que nunca pierden su atractivo y que no dejan de renovarse con nuevos desafíos, nuevos elementos y nuevas técnicas.

Este es el caso del espacio llamado Galpón Revés, en donde funciona el Taller Vértigo, a cargo de las acróbatas Maia Bartlett y Andrea Sánchez Bogado. Ahí mismo, en el galpón de entrenamiento, sucede la Varieté.

“La varieté o espectáculo de variedades” es un formato de espectáculo en el que se presentaban diversos números artísticos o performances que pueden incluir música, baile, magia, canto, declamación, humor, por citar algunos. Los números son presentados al público sin seguir una relación argumental ni un orden específico. Debe su nombre al “Theatre des Varietés”, lugar donde nació, en París de 1790. Hoy vuelve y tiene éxito.

“La Noche de Varieté” del sábado 24 de junio se convirtió en un espacio de encuentro entre chicos, medianos y grandes. “El galponcito del amor”, como gustan llamarlo sus habitués, se colmó de gente que fue a vivir una noche diferente.

La gran promesa de los aires, Agustín Esquivel, abrió la escena con un número de aro. A las telas se subieron Camila Lavia y Melanie Nitche, dos acróbatas jóvenes con gran destreza, flexibilidad y mucha dulzura. Los hermanos Jimmy y Maira Gómez son ya un clásico de las varietés, brillaron en “el cuadrado”, un elemento que ya les es orgánico. El malabarista Ekeko López jugó con clavas luminosas y precisó de un espectador valiente para su número de riesgo. El dúo de trapecio integrado por Miguel Etelbeck y Hernán Hill destacaron en fuerza y conexión.

El hilo conductor del espectáculo lo llevó el artista Ricar Mosca, quien con astucia y humor hizo del público su cómplice en cada momento de la noche. La nota la dio la encantadora Luana que, con 5 años, se subió al aro y acompañó a Mosca en la conducción. Las últimas en ocupar la escena fueron Maia y Andrea. Se animaron a ir un poco más allá de la destreza con las telas y el trapecio, la actuación y la declamación fueron sus rasgos. Ellas fueron las mentoras de este espectáculo, junto a Sofía Divo Rey, una destacada acróbata de Buenos Aires que hoy reside en Resistencia e integra el cuerpo de profesores del taller Vértigo.

Galpón Revés funciona en Juan D. Perón 1365. Además del taller Vértigo de acrobacias aéreas, hay un espacio destinado al taekwondo, administrado por Ricardo Romero y otro de gimnasia artística, a cargo de Marina Bartlett.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s