Paremos el acoso y la violencia de género en los eventos culturales

Por el


Por Valentina Barreto Gruner

Un recital de música puede ser un excelente lugar para distenderse y pasar un buen rato o puede ser un lugar donde te encuentres con una frustrante verdad que afecta especialmente a mujeres y disidencias. El riesgo de encontrarse con una ola de discriminación, misoginia y acoso, de que seas violentade o de que intenten cerrarte las puertas para impedir que expreses tu arte tiene una probabilidad muy alta.

Esta es la dura realidad detrás de todo evento musical y cultural: hay acoso, violencia y discriminación, tanto si sos audiencia como si producís arte. Es a partir de la sororidad y la conciencia que organizaciones como Un paso atrás-No me toques y La Ola se han levantado para concientizar sobre estos hechos y ayudar a que más personas puedan estar más seguras.

Sin embargo, en el ámbito artístico, las costumbres machistas continúan muy arraigadas y profundizan la segregación no solo dentro de la masa de gente que concurre a los eventos, sino también al cerrar los espacios de expresión.

Marginar y excluir

Camila Velásquez es artista de rap y pelea contra esta realidad, al igual que muchas otras. Desde su lugar como jurada y rapera, percibe muchas dificultades para que las mujeres puedan tener su lugar arriba del escenario:

“Es una problemática que rodea todos los ambientes musicales, no solo el rap, que suele ser bastante patriarcal. No hay tanta inclusión, hay barreras para desarrollarte tanto si sos mujer o si sos de alguna disidencia. Siempre están en esa lucha…”

Camila Velásquez

Al detenerse en el ambiente del rap, se puede observar una clara discriminación dentro de los grupos de hombres cis, quienes se cierran en sí mismos y no posibilitan la inclusión de personas diferentes. Al no permitir que las mujeres y disidencias puedan ocupar su espacio en la industria, y al no reconocerles como artistas capaces y con valor dentro de ella, le cierran la puerta de entrada a la diversidad e impiden la paridad de género. Y, si bien muchas organizadoras de eventos, como Barras de Hielo, procuran darles lugares importantes en las competiciones, esto no impide que la problemática esté presente en todos lados y en distintos niveles.

Como sucede en el rap, sucede en todos los ámbitos musicales. Y, a pesar de que, hoy en día, hayamos avanzando socialmente en materia de igualdad y concientización, esto no quita que, implícita o explícitamente, estos grupos marginan, excluyen y quitan oportunidades. A pesar de que hayan normativas para garantizar la inclusión, es común ver solo una mujer dentro de un jurado lleno de hombres, y en muchas ocasiones ni siquiera hay presencia de otro género además del masculino. No hay paridad, a pesar de que existen medidas que la garantizan.

Ley de cupo: nos falta mucho para la paridad

La Ley Nacional 27539 de cupo femenino y acceso de artistas mujeres a eventos musicales, a la que la provincia de Chaco adhirió a partir de la Ley provincial 3452 E, establece que cada evento musical debe tener al menos un 30 % de mujeres y disidencias entre quienes se presentan. Sin embargo, esta exigencia está lejos de cumplirse.

A pesar de estar vigente la ley de cupo, esta no se cumple, y no es ninguna sorpresa. Basta nada más con observar las agendas. Dentro del colectivo de las personas trabajadoras de la cultura, es evidente –y triste– que la gran mayoría son hombres: camarógrafos, audiovisualistas, iluminadores, músicos, etc. Esto sucede porque no hay cabida para que mujeres y disidencias puedan ejercer su profesión libremente dentro de un sistema cultural y laboral machista. 

La violencia, la discriminación y la desestimación no tienen lugar solo en los estadios llenos de gente, donde el agresor puede acosar en la oscuridad. Es una injusticia que se reproduce en todos los momentos de la producción, distribución y consumo de productos artísticos y culturales. Un claro reflejo social. Esto es algo que no ha pasado desapercibido, ya que muchas personas, como las entrevistadas en esta nota, han observado este fenómeno y han buscado la manera de revertirlo, a través de la concientización y la generación de oportunidades.

La Ola: contra el acoso y la violencia

Frente a este sistema de violencia naturalizada, nació La Ola, un colectivo integrado por diversas organizaciones, entre las que se encuentra Fuerza Transfeminista, que trabaja en el ámbito artístico en busca de “un mundo verdaderamente justo, libre de discriminación patriarcal e igualitario en oportunidades y derechos”, tal como lo expresan en su página oficial. Está compuesta por artistas y trabajadoras del NEA, como Camila Vázquez, que se movilizan para demandar y generar espacios seguros, con equidad laboral.

La ley de cupo no se cumple solo por estar escrita. Es por esto que la organización milita su cumplimiento. Además, busca generar espacios seguros y diversos, donde la comunidad artística del NEA pueda desempeñarse. Esto lo logra a través de actividades como los conversatorios libres para tratar problemáticas del ámbito y el Primer Festival Transfeminista realizado el pasado 11 de diciembre, al que asistieron artistas de Corrientes, Chaco y Misiones. De esta manera, pudieron visibilizar el enorme potencial de les artistas mujeres y disidentes, y concientizar acerca de las trabas que les son impuestas dentro de la industria.

Primer Festival Transfeminista – La Ola

Abordando la problemática de la violencia en los eventos culturales de forma cabal, La Ola desarrolló un Protocolo de Abordaje Integral de Casos de Violencia de Género en Eventos Artísticos. En él señala pautas principales con las que se pueden generar espacios libres de violencia, para que quienes asistan a eventos culturales sientan la seguridad de que no van a padecer esas situaciones. Y, en caso de que sucedan, el protocolo también establece cuál es la mejor manera de actuar.

Alejandra Zacarías (artista, comunicadora y referente de la organización) asegura que, gracias al diálogo con las personas que constituyen el grupo y a la información recogida de un conversatorio organizado para la redacción del protocolo, hay, actualmente, eventos a los que se puede asistir con mayor confianza.

“Nosotres nos encontramos muchas veces con situaciones de violencia en los escenarios y en los eventos culturales tanto públicos como privados. Estamos queriendo que eso no suceda, generar espacios cuidados. Lograr que, cuando vayamos como músicas y como músiques, nos sintamos tranquiles. No tener que andar aguantando (a cualquier estúpido) que nos discriminen o que existan esas burlas misóginas con nosotres. Y eso también trasladarlo en lo que se refiere a les espectadores.”

Alejandra Zacarías

No quedarse callade, organizarse y movilizar genera resultados. Tanto es así que, gracias a esta iniciativa, desde el Ministerio de Cultura de Chaco, se está trabajando en un protocolo similar con alcance provincial, para que la seguridad de les trabajadores culturales y las audiencias sea legítima, y para que la ley de cupo tenga un apoyo social que garantice su cumplimiento en todos los sectores, incluido el privado.

Es por esto que tenemos que seguir luchando por espacios culturales y laborales libres de violencia, donde tanto las personas que desarrollan expresiones artísticas como sus audiencias puedan disfrutar con la tranquilidad de que serán tratadas con respeto.

agenda bohemia

El Arbol Amarillo Libreria Infantil
hirameku

Categoria: Sin categoría | Comentarios: 0

Sé el primero en escribir un comentario.

Deja un comentario



Apoyá a la Revista


Si llegaste hasta acá es porque te interesa nuestra mirada hacia la sociedad y la manera comprometida con la que hacemos periodismo. Somos un medio autogestionado, alternativo, enfocado en temáticas de género y derechos humanos. Vivimos tiempos complejos y solo podemos seguir creciendo con tu aporte voluntario.



revista bohemia donaciones

DONAR
$500



revista bohemia donaciones

DONAR
$1.000



revista bohemia donaciones

DONAR
$2.000




Te sugerimos estos montos, pero si querés ayudarnos con otro importe, podés hacerlo en este CBU 3110016611001019972012 / Alias: ProyectoBohemia. Si tenés alguna duda, escribinos al correo bohemia.prensa@gmail.com



Últimas Notas


Victoria Donda: “Nos autopercibimos no racistas como nos autopercibimos blancos y descendientes de los Europeos»
Violencia Intitucional

INADI presentó el Mapa de Discriminación en Chaco. La profunda herencia de discriminación que la colonización nos dejó revela que se siguen repitiendo aquellos ciclos de odio naturalizado.

VER MÁS




Hacer valer el arte drag en la región
Arte y espectáculos, Cultura

Fermelx e Ivinka son dos artistas drag de nuestra región. Integran un colectivo que continúa expandiéndose y conquistando escenarios. Un trabajo cultural y los desafíos de valoración.

VER MÁS




Violación a la intimidad. La necesidad de una ley nacional 
Sin categoría

Al considerar la violacion a la intimidad a partir de la circulación no autorizada de contenido sexual como una contravención, la provincia avanza en materia de protección de la...

VER MÁS




El caso de abuso de la Niña Cielo: radiografía de los hechos
Abuso sexual en la Infancia

Proyecto Bohemia mantuvo comunicaciones con representantes de la familia protectora, quienes relataron con minuciosidad todos los hechos de violencia que han sufrido tanto la niña Cielo como su madre,...

VER MÁS




Florencia Rojo: “Ningún varón violento levantará nuestras banderas”
Violencia de Género

Florencia Rojo es abogada, formadora en perspectiva de género y milita en el Observatorio Ahora que sí nos ven. En julio de este año denunció en dos oportunidades a Gabriel...

VER MÁS




¿Cuándo habrán talles que nos queden? La ley de talles y los avances en la implementación
Diversidad, Políticas Públicas/ Cultura, Sociedad

Qué representa para la diversidad de corporalidades argentinas Los resultados del Estudio Antropométrico Nacional Argentino, realizado para determinar las medidas corporales de la población.

VER MÁS