Una vida Sembrando Conciencia

Por el

Follow Proyecto Bohemia on WordPress.com



Por David “Coco” Pagano

En el Chaco las historias nos habitan de muchas formas y colores, donde las identidades y pasados nos constituyen y en cierta forma somos simientes y frutos de las semillas que germinaron en nosotros.

Hija de Ricardo Camacho, un hombre multifacético, deportista, piloto y plomero, una persona de ciudad, laboriosa y comprometida con su comunidad; e hija de Gerónima Acosta, una mujer de carácter firme y bondadoso, de una cultura rural fuertemente arraigada, oriunda de Ramada Paso de la Provincia de Corrientes que vino a Resistencia en su adolescencia para cuidar niños. A los 21 años se enamoraron, comenzaron una vida juntos y concibieron ocho hijos; entre ellos, ella: Norma Camacho.

La familia se estableció sobre la ribera de Villa Río Negro, allí se les hizo habitual observar a las aves, convivir con la naturaleza, nadar y levantarse al amanecer, así es que transcurrió una vida muy austera pero muy laboriosa y enriquecida por la cultura, la naturaleza y una relación fluida con la comunidad.

Norma aprendió de Gerónima la empatía, la generosidad con los demás (más allá de la carencia de recursos ), la solidaridad de “agregar agua a la olla para compartir”, aprendió a ser siempre responsable y elegir la bondad como valor profundo, el conocimiento de la madre tierra cuando anuncia las lluvias y las sequías, la naturaleza que nos habla y nos invita a actuar, la fuerza de la mujer que cuida y enseña con el ejemplo.

Ricardo y Gerónima echaron raíces en Norma que son visibles y palpables en la dedicación por el trabajo, la creatividad, la gestión, el amor por la naturaleza, el compromiso con los demás y la fortaleza para encarar proyectos comunitarios.

La escuela primaria transcurrió para ella entre el canto, la picardía y la creatividad. La carencia de bienes materiales se compensó con un profundo encuentro y compañerismo con los demás niños del grado. En la secundaria, el atletismo se convirtió en el lugar donde la contención y el aprendizaje se tornaron fundamentales para preparase para la vida, allí aprendió que una caída o una raspadura son solo un detalle de la carrera donde se hace más resiliente. Las mañanas las pasaba en el colegio, las siestas en el entrenamiento de pentatlón y las tardes entre ventas de pororó, miel o huevos para poder ganar el sustento que se pondría en común para la familia y así seguir estudiando.

En el colegio secundario, Norma asumió el compromiso de acompañar a otros jóvenes activamente en la prevención del abuso de sustancias en un programa llamado COPRETO (Comisión para la Prevención de Toxicomanías). Los compromisos y responsabilidades asumidos desde la juventud fueron haciendo más profundas las raíces de una vida dedicada a construir comunidad.

Norma Camacho, Fundación Sembrando Conciencia

En su paso por diferentes voluntariados se enamoró y se casó con José (su compañero de vida y de luchas) con quien concibieron tres hijos: Lía, Álvaro y Alina. Cuando Lía era pequeña ante la quema de basura, en inmediaciones del hogar, la niña pasó por tres fuertes ataques de asma.

Ante la alerta médica la familia comienza a comprometerse; en principio, a frenar la quema de basura y proponer otras “formas” a los vecinos. Desde Cáritas asumen también un fuerte compromiso con la comunidad y la contención de las infancias y juventudes como una continuidad de esta labor sensible y concienzuda.

Durante la vida adulta, en el marco de su formación como peluquera, se especializó en algunas enfermedades capilares y es así que es participó de una experiencia en una favela de Brasil, con el apoyo de varias organizaciones y realizó una pasantía donde descubre el trabajo en red en diferentes circuitos productivos. Esta experiencia marca de tal forma su historia que la inspira a la creación de una entidad jurídica que pueda de algún modo acompañar el proceso de organización comunitaria y nace, como la fuerza de la semilla que rompe la tierra, la Fundación Sembrando Conciencia.

Inspirada en la cita bíblica de “El sembrador” (Mc 4, 1-20) asumen la reflexión de que “ir sembrando” sea un acción continua en la transformación de la historia, en la conciencia como “lo distintivo” del ser humano de otras especies. La Fundación Sembrando Conciencia es así una invitación a actuar con la ecología, el equilibro y la decisión de ejercer la libertad en el cuidado del planeta, sabiendo que todos somos parte de la problemática de la basura pero también parte de la solución.

Actualmente la Fundación está situada en el barrio “Los Troncos” donde se pueden ver desde la calle muchas botellas de plástico acomodadas, unas cuantas bolsas y muchas plantas que asoman apenas uno se acerca al ingreso. En este lugar se realizan actividades que corresponden a GIRSU (Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos), a la Economía Circular (Estrategias para lograr la sostenibilidad del planeta) y el compostaje. Este lugar se impone a la vista y a los sentidos dando cuenta de un dedicado y transformador trabajo donde se realizan actividades como separación de residuos sólidos y orgánicos, educación ambiental a quienes quieran visitar el lugar, una línea de acopio, botellas de amor y ecoladrillos, cortinas verdes, huertas colgantes, repelentes cromáticos, taller de construcción con material de descarte, composteras y escobas ecológicas.

Es un lugar de ensueño donde se pueden visualizar murales, equilibrio y convivencia, un lugar donde se expresa a gritos que el secreto de un proceso sustentable y sostenible es la educación, el trabajo, la dedicación y el compromiso a tiempo completo y a corazón abierto.

Este año de pandemia nos descubre mayores niveles de responsabilidad para cuidar un planeta que no solo nos alberga sino del que somos parte, somos parte de la casa común que nos aloja, como escribía Eduardo Galeano: “Honrarás a la naturaleza de la que formas parte”. Esta invitación a la que Norma Camacho rinde culto con su vida y su historia, en el día a día y en la tarea cotidiana, es una semilla que forja conciencia y que inspira a otras crear otras realidades posibles, que rompe la tierra y crece, en el silencio, para dar frutos.

Para conocer la Fundación Sembrando Conciencia se pueden contactar a través de:
Instagram: fundacion.sembrando.conciencia
Facebook: Fundación Sembrando Conciencia
Celular: 3624 770334


Si llegaste hasta acá es porque te interesa nuestra mirada hacia la sociedad y la manera comprometida con la que hacemos periodismo. Somos un medio autogestionado, alternativo, enfocado en temáticas de género y derechos humanos. Vivimos tiempos complejos y solo podemos seguir creciendo con tu aporte voluntario.


Te sugerimos estos montos, pero si querés ayudarnos con otro importe, podés hacerlo en este CBU 3110030211000032105021 / Alias: ProyectoBohemia. Si tenés alguna duda, escribinos al correo bohemia.prensa@gmail.com


Categoria: Ambiente | Tags: , , , | Comentarios: 1

Comentarios

Un comentario en “Una vida Sembrando Conciencia

  1. Muy linda la nota. Abrazo grande Coco.

Deja un comentario