Lo policial es político: ocho preguntas sobre el sargento Olivello

Por el

Follow Proyecto Bohemia on WordPress.com



Por Bruno Martínez*

El gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, detonó la polémica en la provincia a partir de la designación en un cuestionado policía en un cargo clave para abordar desde el Estado las crecientes protestas sociales.

Se trata del sargento ayudante, Hugo Gustavo Olivello, conocido por haber recibido reiteradas denuncias por abuso de autoridad y detenciones arbitrarias. Olivello no es sólo eso: hace tres años, en simultáneo con su actividad policial, conduce un programa de radio desde el cual reclama el fin de los piquetes, opina sobre leyes que se debaten en el Congreso, hace entrevistas, pide renuncias de funcionarios que no le caen bien y, sobre todo, defiende a la Policía.  

Al anunciar su incorporación al gobierno de Capitanich en el cargo de Subsecretario de Prevención y Seguridad en Abordaje Territorial (área especialmente creada para él), Olivello aseguró que el gobernador lo convocó para “que lleve a la práctica” sus ideas respecto de cómo atender la conflictividad social, con eje en los cortes de calle y la toma ilegal de tierras. “Alguien escuchó y me llamó para resolver el problema”, dijo.

Su incorporación al gobierno fue repudiada por organizaciones sociales y de Derechos Humanospartidos de izquierda y aliados al gobierno, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), el Sindicato de Prensa del Chaco y la Asociación Pensamiento Penal, entre otros. En este marco, hay varias preguntas (y respuestas) alrededor de Olivello, sobre su pensamiento, su praxis y su pasado, que valen la pena hacer.

1) ¿Cuántas denuncias tiene Olivello en su contra? ¿Hay alguna causa abierta?

El suboficial Olivello tuvo al menos cuatro denuncias por abuso de autoridad (tres de ellas incluyeron presuntas detenciones arbitrarias). También tiene un fallo en contra que declaró nula una razzia encabezada por él y su grupo de policías motorizado, en donde también se pidió que el Organismo de Control Institucional (OCI) y el fiscal de Derechos Humanos, Daniel Turraca lo investiguen. A esto se le suma una denuncia pública por un postazo de goma que habría disparado contra una periodista. Casi todas terminaron en la nada porque nadie se dedicó a investigar. Sólo una prosperó, la cual tiene requerimiento de elevación a juicio oral desde 2018.

Este es el detalle:

*Torres Gustavo Miguel/Denuncia, expediente 13393/2010-1: el 20 de abril de 2010, el reportero gráfico de El Diario de la Región, Gustavo Torres, fue detenido por Olivello. Torres aseguró que fue insultado, maltratado y apresado de manera arbitraria por el policía mientras ayudaba a una mujer que estaba accidentada, en Soberanía y calle 16, en Resistencia. El por entonces cabo Olivello dijo que Torres no quiso identificarse y que lo había insultado. Hubo una denuncia penal pero la causa no prosperó.

*Olivello, Hugo Gustavo y Barreto, José Damián s/detención Ilegal en concurso real con apremios ilegales, expediente 11475/2011: es la única causa judicial que tiene activa y ya fue elevada a juicio oral en 2018 por el fiscal Turraca. Es por un hecho ocurrido el 11 de marzo de 2011, en la esquina de Pasaje 20 y Edison, en la capital chaqueña. Ese día, a las 19, dos hermanos de 16 y 17 años fueron detenidos y golpeados por un grupo de policías en un operativo desplegado en el marco de un supuesto robo. Olivello comandó ese operativo. Quedó imputado por el delito de Detención Ilegal, penado en el artículo 144 Bis, inciso 1 del Código Penal, con penas que van desde uno a cinco años de prisión. En tanto que otro policía, de nombre José Barreto, fue imputado por el delito de “detención ilegal en concurso real con apremios ilegales”.

González, Hugo Javier y otros s/sup. Infracción al Código de Faltas”, expediente 773/12la jueza de Faltas de Barranqueras, Sandra Saidman, declaró nulas las detenciones realizadas a 17 jóvenes capturados en un procedimiento policial efectuado el 12 de julio de 2012, en la cancha de fútbol del Barrio La Lomita, en Barranqueras. Ese operativo fue encabezado por el Grupo Especial Motorizado (GEMO), a cargo de Olivello. En su fallo, la magistrada consideró que la detención de esas personas fue “una razzia” y que el proceder llevado adelante por la policía fue “desproporcionado y arbitrario, no existiendo razón alguna que pueda dar sustento a la misma”. Pidió la inmediata intervención del Organismo de Control Institucional de la Policía y del fiscal Turraca. Esos pedidos nunca avanzaron.

Mongelós, Olga Isabel s/Denuncia, expediente 7291/2014El 1 de marzo de 2014, la abogada Olga Mongelós denunció a Olivello por abuso de autoridad, maltrato y detención arbitraria. Fue tras una discusión surgida en la calle cuando minutos antes el policía intentó secuestrar la moto del hijo de la abogada (que en ese momento estaba siendo manejada por su secretario, Ramón Cabrera) debido a que no tenía la patente colocada. Tras una fuerte discusión, en la cual, según Mongelós, Olivello estaba “exaltado, nervioso y violento, con la mano sobre el arma reglamentaria”, la abogada y su secretario concurrieron a la Comisaría Segunda para denunciarlo. Una vez allí, se toparon nuevamente con Olivello quien al ver a Cabrera pidió a los uniformados de la Comisaría que lo detengan y el secretario terminó tras las rejas. La denuncia no prosperó.

Bogado, Gabriela Belén s/Denuncia, expediente 13042/2016El 7 de abril de 2016, Gabriela Bogado denunció a Olivello ante la Comisaría de la Mujer por empujarla e impedir la filmación con su celular de un intento de secuestro de una motocicleta que estaba estacionada frente a su gimnasio, ubicado en Arturo Illia 448, la cual pertenecía a una de sus clientas. “Pedí filmar lo que estaba pasando pero el jefe del operativo, Gustavo Olivello, vino hacia mi persona, me bajó la mano con la que sostenía la cámara, me empujó hacia atrás y puso su cuerpo para que no filme más”, contó Bogado en la denuncia. En respuesta a esta presentación, Olivello negó los hechos y dijo que solamente colaboró como respaldo de un procedimiento del municipio. La causa naufragó.  

Denuncia pública de la periodista Mónica Kreibohm: el 4 de junio de 2014, en medio de una feroz represión en el macrocentro de Resistencia contra movimientos sociales, docentes y empleados estatales, la periodista Mónica Kreibohm recibió un postazo de goma en una de sus piernas. Fue en la vereda de Güemes y Ayacucho, mientras intentaba que tres docentes que eran amedrentadas por la policía para que se tiren al piso no fueran detenidas. La cronista se interpuso y pidió a los policías que las dejen en paz. Según Kreibohm, ante su insistencia, Olivello intervino en la situación y disparó postazos de goma que impactaron en una de sus piernas. Tras difundirse la acusación de la cronista, Olivello salió a los medios a negar todo. Luego comenzó a enviarle cartas documento a Kreibohm para que se retracte. Tras un intercambio de cartas documento, finalmente el policía dejó de responder y todo se diluyó. Una vez más.

2) ¿Olivello puede ejercer como periodista siendo un policía en actividad?

En junio de 2017, Olivello pegó un sorpresivo salto en su exposición pública con un programa de radio propio en FM Argentina llamado “Alerta Urbana”: un informativo que va de 9 a 13, con notas de actualidad. Para hacer este programa, Olivello no pidió licencia en la Policía del Chaco. Oficialmente, continúa trabajando de 16 a medianoche en la Dirección General de Investigaciones Complejas. ¿Puede hacer las dos cosas en simultáneo? El Régimen del Personal Policial de la Provincia del Chaco dice que no, que no puede.

La ley 1.134/72, en su artículo 28, inciso I, prohíbe a los miembros de esta fuerza de seguridad “desarrollar actividades lucrativas o de cualquier otro tipo, incompatibles con el desempeño de las funciones policiales que corresponden a su grado y cargo”. En tanto que el artículo 32 especifica que únicamente será compatible con el desempeño de funciones policiales “el ejercicio de la docencia universitaria, secundaria o especial en institutos oficiales o privados, conforme se reglamente”.

Olivello hasta en el mate: Merchandising de su programa radial

3) ¿Es cierto que pidió la renuncia de funcionarias del gobierno de Capitanich?

Sí. Fue el 14 de julio pasado, en el marco de la crisis que se generó por la amenaza de renuncia del por entonces jefe de Policía, Fernando Romero. Romero había dicho que si el gobernador no autorizaba el regreso a la fuerza de cuatro uniformados que participaron de un allanamiento ilegal y vejaciones contra cuatro jóvenes qom de Fontana, daría un paso al costado. En ese marco, y cuando aún era una incógnita la continuidad de la cúpula policial, Olivello hizo una transmisión en vivo a través de la cuenta de Facebook de Alerta Urbana pidiendo la cabeza de la subsecretaria de Derechos Humanos, Nayla Bosch, y de la ministra de Seguridad, Gloria Zalazar. 

Aseguró que si, finalmente, el gobernador aceptaba la renuncia de Romero “también se deberían ir Bosch y Zalazar”. Dijo que esto debía ser parte de un “efecto colateral para barajar y dar de vuelta”.

“Esta es la gran oportunidad del gobernador para deshacerse de los funcionarios a quién él mismo llamó inoperantes y prácticamente ineptos. Deshágase, gobernador, de esos funcionarios que lo ponen en un lugar que seguramente usted no se merece y lo pone indefenso ante la opinión pública. Está es la oportunidad de quitarse el lastre que tiene encima, se lo digo con el respeto de siempre”, dijo.

Finalmente, tras respaldar de manera tácita el regreso de los policías imputados, pidió “igualdad ante la ley y que no prevalezca una ideología o una doctrina”.

4) ¿Cuál es la postura de Olivello con respecto a la última dictadura cívico-militar?

En su programa de radio declaró, en varias oportunidades, que hay que escuchar “las dos campanas” y juzgar “ambos lados”. A esto se conoce como “la teoría de los dos demonios”.

El 13 de diciembre de 2017, día en el que se conmemora la Masacre de Margarita Belén, Olivello entrevistó a Walter Osvaldo Ávila, un suboficial Mayor retirado del Ejército Argentino quién dedicó escasos segundos a lamentar la muerte de los fusilados en la Masacre y el resto del tiempo lo ocupó para hablar del ataque de Montoneros contra el regimiento de Formosa en 1975, hecho conocido como “Operación Primicia”.

“Esto fue una guerra y un enfrentamiento entre argentinos”, aseguró Ávila. Al finalizar la nota, Olivello invitó a Ávila al estudio para “desarrollar un poco más”. Minutos después se comunicó con el entonces secretario de Derechos Humanos del Chaco, Juan Carlos Goya. Lo presentó con esta frase: “Escuchamos a una parte, ahora vamos a escuchar a la otra”.

En esta misma línea, el 16 de septiembre de este año, día en el que se conmemora la “Noche de los Lápices”, Olivello aprovechó los micrófonos de su programa para reiterar su posición respecto de “leer las dos partes de la historia y no solamente escuchar una sola campana”.

“El término ‘Memoria, Verdad y Justicia’, es exacto. Es correctísimo. Pero para todos por igual. Porque si no va a ser a medias y vamos a seguir de la misma manera. (…) El peor error que podemos cometer es olvidarnos. Pero sí hay que tratar de reconciliarnos. Se juzgó a una parte, pero falta la otra pata. Porque acá hubo muertos de un lado y del otro. (…) Que sucedieron hechos aberrantes, sucedieron. No voy a entrar en la discusión de cuantos fueron los desaparecidos. En eso no me voy a meter. Por una cuestión de respeto. No viví esos tiempos. Lo que puedo hacer es escuchar a ambas partes y sacar mi conclusión, pero no continuar con esa división. Porque generación a generación vamos a seguir con ese rencor”, aseguró.

5) ¿Qué piensa de los movimientos sociales?

El 11 de agosto pasado hizo un largo editorial en contra de dirigentes de movimientos sociales que se encontraban comandando varios cortes de calle durante ese día.

Dijo que muchos de ellos bloqueaban el tránsito por “dos horitas” a la mañana y “después no hacen nada durante el resto del día”, y los acusó de que, en muchos casos, son “empresas familiares”.

También sostuvo que algunos no tienen en regla los papeles de sus respectivas cooperativas de trabajo y que, si él estuviera en el gobierno, sería muy severo con esas cuestiones y suspendería el vínculo de las mismas con el Estado. Pidió que el Ejecutivo provincial deje de prometer “cosas que no puede cumplir” y que, si algún funcionario incumple alguna promesa que de antemano se sabía imposible de concretar, que se haga cargo de cumplirla de su propio bolsillo. 

6) ¿Tuvo alguna condecoración por su labor en la Policía?

Sí, en 2010. Fue por detener a los dos jóvenes que asesinaron al empresario Efrén López en febrero de ese año. Al condenar a Miguel Ángel Legario y a Nelson Gerónimo Carballo por este crimen, el juez camarista, Víctor del Río, felicitó a Olivello por su “destacada valentía y profesionalismo”, tanto por las detenciones realizadas como por la forma clara y precisa en que declaró como testigo ante el tribunal. El exjefe de la Policía, Hugo Lisboa, fue quien le otorgó el reconocimiento.

7) ¿Olivello se acuarteló en diciembre de 2013? ¿Qué hizo cuando corrían rumores de un nuevo paro policial en 2014?

No, no se sumó al acuartelamiento de diciembre de 2013. Durante esos días, estuvo patrullando la ciudad, junto a Gendarmería y a la Policía Federal. En relación a los rumores de acuartelamiento, ocurridos en noviembre de 2014, Olivello pidió a sus compañeros que no se hagan eco. A través de su cuenta de Facebook escribió: “A todos mis camaradas les digo: no nos olvidemos quiénes y qué somos. Elegimos esta profesión para prevenir y hacer cesar el delito. No lo cometamos. No nos dejemos influenciar por aquellos quienes en el fondo tiene intenciones oscuras y muy personales y solo quieren utilizarnos”.

8) ¿Por qué tiene un rango relativamente bajo dentro de la Policía?

Olivello tiene 47 años y hace 29 está en la fuerza de seguridad. Está previsto su retiro para el año que viene. Actualmente es Sargento Ayudante, tercer rango en jerarquía dentro del escalafón del Personal Subalterno de la Policía, detrás del Suboficial Mayor y del Suboficial Principal. Para quienes saben de la carrera policial, ocupa un lugar relativamente bajo en relación a sus años de servicio.

Un comisario retirado, que pidió reserva de su nombre, explicó por qué Olivello no logró ascender más en el escalafón policial.  “Hay que remontarse a sus inicios, cuando era agente, a principios del ’92”, contó.

“Él se caracterizó por un cierto grado de falta de apego al régimen policial, en el sentido disciplinario. Cuestionaba demasiado las órdenes. Se agarraba con los jefes por diferencias en relación al servicio. Eso hizo que el personal superior lo tenga, entre comillas, como rebelde, sindicalista, como que cuestiona todo. Pero hay que remontarse a 25 años atrás donde esa situación no estaba permitida en la policía”, rememoró.

Y añadió: “Por decirlo de algún modo, es muy policía, muy chocante. En la vía pública, tuvo muchos problemas con los civiles porque uno en la calle tiene que tener cintura y lógica para realizar el procedimiento. No se resuelve todo aplicando la letra fría de la ley. Es muy cerrado, conservador y ortodoxo. Eso le trajo muchos problemas en su carrera. Perdió muchos ascensos y fue sancionado disciplinariamente muchas veces por esas cuestiones”.

*Periodista

Fuente: https://resistenciacronica.wordpress.com/


Si llegaste hasta acá es porque te interesa nuestra mirada hacia la sociedad y la manera comprometida con la que hacemos periodismo. Somos un medio autogestionado, alternativo, enfocado en temáticas de género y derechos humanos. Vivimos tiempos complejos y solo podemos seguir creciendo con tu aporte voluntario.


Te sugerimos estos montos, pero si querés ayudarnos con otro importe, podés hacerlo en este CBU 3110030211001234460051. Si tenés alguna duda, escribinos al correo bohemia.prensa@gmail.com


Categoria: Derechos humanos, política | Tags: , , , , | Comentarios: 0

Sé el primero en escribir un comentario.

Deja un comentario