El afecto es lo que nos salva (La gira de “Coqui” Ortiz por España)

Por el

Follow Proyecto Bohemia on WordPress.com



Antes de la paralización de shows en vivo en todo el planeta, Coqui Ortiz pudo cumplir una gira por escenarios de España. A principios de marzo llegó a Barcelona, invitado por Casa América de Cataluña, para presentarse en el Barnasants, uno de los festivales más prestigiosos de canción de autor que existe en el sur de Europa. El Barnasants cumplió 25 años desde que fue fundado en 1994 por el activista cultural Pere Camps, director y premio nacional de la música de Cataluña en el 2012, y convoca a compositores y autores de todo el mundo de habla hispana .

Los recitales en los que participó arrancaron el 9 de marzo, cuando fue invitado por el dúo integrado por el clarinetista y multi instrumentista Marcelo Moguilevsky y el guitarrista Sebastián Espósito. Fue en el auditorio de Casa América de Barcelona, donde los argentinos presentaron su disco “Cliché».

Moguilevsky y Espósito con Coqui Ortiz

El maestro Moguilevsky presentó al Coqui como “un hermano de los caminos con el que compartimos amistades entrañables, como la de Juan Falú”, pero que “por cuestiones de la vida, es la primera vez que compartimos un escenario”. Como si fuera una metáfora de la canción que presentaron, Moguilevsky dijo: “Tuvimos que cruzar el mar para tocar juntos”. 

Inmediatamente arrancaron con las armonías de una bellísima versión de “Las Golondrinas”, de Jaime Dávalos y Eduardo Falú. La interpretación del chaqueño y la química que lograron transmitir en trío, recibió un cálido aplauso del público. 

Madrid íntimo en Madre Flaca

El 11 de marzo, Coqui se trasladó a Madrid para presentar un emotivo concierto en el Centro Cultural “Madre Flaca”. Dicho espacio, emplazado en el corazón del histórico barrio de Lavapiés, es un pintoresco reducto bohemio que forma parte del circuito musical madrileño. La organización estuvo a cargo de la productora “Tercer Ojo”, que dirige la bailarina de tango y gestora cultural, Natalia Puccioni. 

Llegaron hasta allí un grupo entusiasta de chaqueños y correntinos residentes en Madrid, que nutrieron la tribuna visitante, compartiendo una velada musical de mucha familiaridad. Fue un recital íntimo y conmovedor, con un inspirado Coqui Ortiz en su formato solista. 

Con Sebastián Vita

La noche cerró con una ronda de guitarras, junto a músicos como Sebastián Vita y Raúl Chioccio, quienes se arrimaron a la cita musical que proponía “Coqui”.  El buen momento vivido, hizo que la velada se extendiera hacia una ronda nocturna de copas compartidas, por calles y bares en la madrugada del Lavapiés.  

Bar en el Lavapiés

Ultima noche en Barcelona

De regreso a Barcelona, llegó la noche del “Harlem Jazz Club” y el festival Barnasant. Como bien lo retrató el cronista de “El Periódico” de Cataluña, Nando Cruz, “nadie olvidará que Coqui Ortiz tocó la última noche que hubo música en vivo en Barcelona”. Por el inicio de las restricciones, se limitaron ingresos y cantidad de público, lo cual no impidió que las coplas, los chamamés y las milongas sonaran en el corazón del Barrio Gótico.

Con Pedro Strukjel en la puerta del Harlem

Pedro Strukjel, coordinador cultural de Casa América de Cataluña, fue el guía para llegar hasta el Harlem Jazz Club, ubicado en el Barrio Gótico. Una caminata sorprendente por una zona de la ciudad de calles estrechas, construcciones medievales, con ambiente bohemio. Donde funcionan bares, restoranes y clubes nocturnos que dan vida a lo más añejo de Barcelona.

Coqui arrancó con delicados arpegios en su guitarra y recitando décimas de su autoría, descubriendo su propio paisaje humano y el de su gente.  Así contó al público catalán detalles de su barrio y el mapa cultural de nuestra región y sus maestros: 

“Yo vengo de un barrio añoso / Silencioso, polvoriento / De andar cansino y no miento / Si digo que de mocoso / Me costó salir del pozo / Hasta para ir a la escuela / Porque al calor de la siesta / Cuando el mundo se detiene / Hasta los ángeles duermen / Y el silencio es una fiesta”. 

En el Harlem

Con el hipnótico poder que otorga la poesía, Ortiz fue cautivando al público, hasta llevarlo hacia el territorio donde habita la emoción. Compartió canciones que entretejen un mundo por donde transitan creaciones del gran Lino Mancuello, el azul cielo de Aníbal Sampayo, versos de Julián «el Cura» Zinni, el maestro Aledo Meloni y sus propias composiciones.

Coqui Ortiz y Water Bordón en la vereda del Harlem

Voces de “Imaguaré” que se mezclan sabiamente en su guitarra. Así, por más de una hora, Coqui acercó a los catalanes a su tierra lejana. Los invitó a saborear la música del Chaco, la canción nordestina que trae como avío en su chamamé. 

“Solo el afecto es lo que nos salva”, dijo para cerrar la serie de coplas “melonianas” de este último concierto en vivo ocurrido en Barcelona. Quedaran flotando los ecos de acordes y canciones chaqueñas en el silencio que, a partir de aquella noche, también se impuso en el auditorio del gótico ambiente del Harlem. 


Si llegaste hasta acá es porque te interesa nuestra mirada hacia la sociedad y la manera comprometida con la que hacemos periodismo. Somos un medio autogestionado, alternativo, enfocado en temáticas de género y derechos humanos. Vivimos tiempos complejos y solo podemos seguir creciendo con tu aporte voluntario.


Te sugerimos estos montos, pero si querés ayudarnos con otro importe, podés hacerlo en este CBU 3110030211001234460051. Si tenés alguna duda, escribinos al correo bohemia.prensa@gmail.com


Categoria: música | Tags: , , , , , | Comentarios: 0

Sé el primero en escribir un comentario.

Deja un comentario