Retazos de ojo y piel

Por el

Por Pablo Díaz Tamburini*

Por qué todo se termina, por qué si aun el cielo sigue intacto, si el ruido del fin no lo oí retumbar en mi cuerpo, si el invierno es cada vez más efímero. Nada de placeres ni emociones, solo silencio. Y el alma vacía de certezas sensibles, sensibles al cuerpo entero, a la piel, a todo lo que roza y daña la fragilidad absoluta, todo lo mortal.

Por qué saber que todo lo que sale de la boca huele a amargura, por qué sentir el fracaso de las incansables historias. Porque vivir atado a nada si nada está escrito solo la insaciable realidad de la muerte, del desprecio voraz de ser y no poder.

El cielo cae despedazado ante tus ojos, en un camino imaginario. Porque jugar si las sombras siguen perplejas como la voz apagada del murmullo.

Silencio… solo silencio, y en la noche la fría y oscura bestialidad humana descansando como una quimera por el rostro dañado de la incertidumbre de estar frente a frente con lágrimas divinas, con labios firmes conteniendo belleza y solo silencio, mucho silencio.

*Escritor



agenda bohemia

El Arbol Amarillo Libreria Infantil
hirameku
eschaco

Categoria: Textual | Tags: , , , | Comentarios: 0

Sé el primero en escribir un comentario.

Deja un comentario