El Negocio de endeudarse

Por el

Follow Proyecto Bohemia on WordPress.com



El dinero mueve al mundo…
Los bancos emiten billetes, por lo tanto los bancos mueven al mundo.

La Argentina tiene un largo historial de endeudamiento… siempre justificado con motivos “lógicos” y “razonables”.

El siguiente es un relato que pretende hacer un recorrido por hechos que sucedieron en la Argentina y que marcan la forma de entrega que se ha hecho de la soberanía económica de la Nación.

———-

Un 1 de julio de 1824 se firmó el primer endeudamiento argentino. El gobierno de Martín Rodríguez, con la colaboración de su ministro de Gobierno Bernardino Rivadavia, gestionó ante la Baring Brothers un empréstito por 1 millón de libras esterlinas para realizar obras portuarias y de urbanización. (Motivo razonable)

Si bien esos fueron los objetivos manifiestos, la realidad se distanció finalmente del ideal: el monto acreditado buscó, por un lado, financiar la por entonces “Guerra del Brasil” y, por otro, cumplir con uno de los requisitos para el reconocimiento de la independencia argentina por parte del Imperio Británico y la posterior firma –en 1825- del “Tratado de Amistad, Libre Comercio y Navegación” (1).

El siguiente cuadro permite ver el saldo definitivo del empréstito en cuestión:

Fuente: Galasso, Norberto: “De la Banca Baring al FMI: Historia de la deuda externa argentina”, pág. 28.
Buenos Aires: Ed. Colihue, 2003.

A partir del cuadro precedente, es posible observar que el monto nominal inicial quedó reducido a un poco más de la mitad, asegurándose acreedores y contrayentes de importantes ganancias. A ello debe añadirse el hecho de que el préstamo tenía como garantía hipotecaria las tierras públicas de la Provincia de Buenos Aires.

La comisión que contrajo el empréstito estuvo integrada por John y William Parish Robertson -quienes ocuparon cargos en el gobierno británico-, Félix Castro, Braulio Costa, Miguel Riglos y Juan Pablo Sáenz Valiente; todos integrantes de la burguesía comercial anglo-porteña. Como protagonistas del suceso “de ambos lados del mostrador”, sostenían que la vinculación argentina con acreedores internacionales permitiría el progreso del país, haciendo que se avanzara desde el atraso heredado de la colonización y conquista española hacia la modernidad que representaba la Inglaterra de la “Revolución Industrial”. La historia demostraría el carácter falaz de dicho argumento.

El empréstito fue finalmente saldado a principios del siglo XX. Tomando en cuenta el monto inicial recibido (cercano a las 550.000 libras esterlinas), al haberse pagado cerca de 4.800.000 libras esterlinas, se devolvió casi cinco veces el monto nominal inicial y cerca de 8,64 veces el monto recibido. Así, la deuda externa se convirtió, desde un principio, en uno de los principales condicionantes del desarrollo nacional y en un obstáculo importante para la toma de decisiones políticas autónomas por parte de los gobiernos argentinos.

La deuda no fue ni es sólo un instrumento de expoliación financiera, sino también un instrumento de dominación política de los países centrales para con los países periféricos. Fue este el inicio de una saga de saqueo, corrupción e inequidad para el pueblo argentino.

——————————-

Sólo 14 años después de comenzar a soñar con la independencia, ya nos habían esclavizados a pesadas deudas que no se utilizaban para el provecho de la Nación Argentina. Claro, formaba parte de las exigencias del imperio británico para el reconocimiento de la Independencia Argentina. El precio que se cobraron los ingleses por ello fue endeudarnos y el  Tratado de Amistad, Libre Comercio y Navegación.

Recuerdo la exposición del Museo del Hombre Chaqueño en la calle Juan B. Justo de la ciudad de Resistencia donde se pueden observar las monedas y billetes usados por los terratenientes (dueños de la tierra) en la época del Territorio Nacional en el Chaco.

Pagaban al trabajador con esa moneda, que sólo era útil para la compra en los negocios del patrón, quien era el que ponía el precio a los productos que vendía. El trabajador no era libre de gastar su plata en donde quisiera, estaba atado de pies y manos. Esclavitud económica.

Cuando uno acumula deudas y no puede pagarla quiebra o cae en la bancarrota. Si tenés propiedades las perdés, ya que los acreedores buscan cobrarse de alguna forma. Si tenés sueldo te embargan parte del mismo. En el antiguo testamento, quien no paga sus deudas pasaba a trabajar como esclavo del acreedor hasta saldarla…

Obvio que las deudas hay que pagarlas. Pero un manejo responsable de las mismas nos enseña que las mismas no deberían ser usadas sin un propósito noble (claro que siempre se encuentra una excusa noble para hacerla o a quien acusar de los motivos que llevan al contraer deudas – lease: pesada herencia)

En mi memoria están las sacudidas sociales, económicas que se vivió en el último default argentino. Y lee bien, el último default, porque como país tenemos antecedentes como defaulteadores…

El primero ocurrió con el gobierno de Juarez Celman, su carrera política estuvo marcada por la influencia de su concuñado Julio Argentino Roca. Tal como Fernando de la Rúa, después de dejar la Presidencia se retiró  de la vida política (y sí…).

“Continuando en gran medida con el auge de la especulación comercial y bursátil de su antecesor, Juárez Celman aceleró el proceso por medio de una activa política privatista. Concedió la construcción de decenas de ramales de ferrocarril. En particular resultó llamativa la privatización de la empresa estatal más exitosa de la historia argentina hasta entonces, el Ferrocarril Oeste de Buenos Aires, cuya venta se justificó justamente sobre la base de su superávit operativo y financiero. Esta acción le valió acerbas críticas del senador Aristóbulo del Valle, que señalaba que de ese modo se sometían los recursos públicos al interés del capital privado, y lamentaba que se hubiera garantizado las ganancias de las empresas compradoras con fondos estatales.

El resultado inmediato de la enajenación de los medios públicos de producción y el ruinoso gasto fue una marcada inestabilidad financiera. Pero mientras siguiera ingresando capital externo al sistema, éste se sostenía y crecía a niveles inauditos: entre 1886 y 1890, la economía nacional creció un sorprendente 44 %. Durante la década del ‘80, el 40 % de todos los capitales británicos invertidos en el exterior fueron invertidos en la Argentina. La mayor parte de las inversiones externas fueron destinadas a financiar la red de ferrocarriles, que sumó otros 3800 km, rozando los 10.000 km de extensión total. Además de los ferrocarriles, hubo también grandes inversiones en puertos, entre ellos los de Bahía Blanca, Rosario, La Plata y en Buenos Aires se inició la construcción de Puerto Madero.

Los productores ganaderos estaban en pleno auge económico, con la extensión de sistemas productivos algo más modernos –el alambrado se había extendido por todo el país, y llegaban los primeros molinos de viento para agua– y con la incorporación de terrenos recientemente ganados al territorio indígena. Las exportaciones se diversificaron un tanto, con las exportaciones de lana, carne congelada —el primer frigorífico se había instalado en 1881— y los cereales, cuya participación en las exportaciones a fines de la década llegaron al 16 % del valor total.

Se sancionó la Ley de Bancos Garantidos, que permitía establecer bancos provinciales y privados habilitados para emitir moneda. El resultado, combinado con la irresponsabilidad fiscal del gobierno, fue una escalada especulativa y de emisión descontrolada​ que llevó a su vez a un endeudamiento crónico de los bancos y al aumento de los costos financieros. El estado Nacional, los estados Provinciales y las bancas privadas se endeudaron rápidamente, mientras una fuerte corriente de ingresos de divisas, especialmente desde Gran Bretaña, alimentaba la burbuja especulativa. En la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, fundada en 1885, 4000 operadores de bolsa especulaban con toda clase de papeles públicos y privados, que cada vez tenían menos respaldo.

La situación financiera comenzó a entrar en crisis a finales de 1888, cuando quebró el Banco Constructor de La Plata que con él se llevó la vida de su presidente y fundador Carlos Mauricio Schweitzer. En una rápida sucesión, varias instituciones financieras debieron afrontar crisis de pagos, llevando casi a la quiebra a varios bancos extranjeros; cuando la banca Baring Brothers asumió sus errores al invertir en la burbuja especulativa en que se había convertido la Argentina, la llegada de capitales exteriores cesó por completo, iniciándose la fase más crítica de la crisis financiera de 1890.

Poco después, el Estado Argentino entró en cesación de pagos y repudió las deudas contraídas por los Bancos Garantidos y las provincias, con lo que de hecho se declaró en bancarrota, de la cual solamente saldría varios años más tarde.”

Los “modus operandis” (bien podría usarse esa definición ya que en criminalística se usa para referirse a cómo actuó el delincuente en una o diversas ocasiones) se dieron vez tras vez en la República Argentina.

“Especulación comercial y bursátil”; aceleramiento del “ proceso por medio de una activa política privatista” (hoy está en lista Aerolíneas Argentinas y con complicidad de la prensa ya hicieron lo mismo con Vaca Muerta);  “la privatización de la empresa estatal más exitosa de la historia argentina” (hoy ARSAT); “marcada inestabilidad financiera”; y la historia ya en dos ocasiones ha marcado que “poco después, el Estado Argentino entró en cesación de pagos”.

Traigo a la memoria lo sucedido con Juarez Celman y dejo que sus memorias lo compare con lo sucedido en el período que nos llevó al 2001 con la Presidencia de Fernando de la Rúa, aunque los inicios de las decisiones poco inteligentes de quienes nos gobiernan comenzaron con Carlos Saúl.

Recordemos que somos una Nación en donde tenemos la división de los poderes del Estado en tres. Miremos un poco cómo se comportaron en esas ocasiones 1890 y 2001 y cómo lo hacen ahora. Recordemos que el clamor popular reclaman el que se vayan todos… Ahora juguemos con nuestra memoria… cuantos nombres puede decirme que estuvieron en funciones en el 2001 y lo están todavía, es más, cuántos de ellos eran cercanos a la cúpula del Poder Ejecutivo en ese año y lo están hoy también. Las caras se repiten, los “modus operandis” también. Gozan del poder que les brindan los medios de comunicación que manejan las mente de los crédulos y hacen con ellos lo que quieren, en el más cruel de los significados.

Otro hecho que marca la historia argentina se conoce como la “Revolución Libertadora”, la que llevó al derrocamiento de un presidente constitucional.

Como toda Revolución tiene su inicio en un suceso sangriento como lo es el asesinato de Manuel Chávez, secretario general de ATE y la CGT en la localidad bonaerense de Azul. El hecho fue perpetrado por un comando militar integrado por marinos y un comando de civiles antiperonistas de la Unión Cívica Radical (UCR) quedando en claro la connivencia de fuerzas de la sociedad civil en complicidad con los militares. La noche terminó con Chávez asesinado por una ráfaga de ametralladora, su mujer violada por los civiles miembros del comité de la UCR de Recoleta y el intento de vejación de la hija de 4 años del dirigente sindical. Una noche negra en la historia argentina, poco recordada (¿por qué será?)

Como medida económica asumida por la “Revolución Libertadora” encontramos que, por iniciativa del presidente de facto Pedro Eugenio Aramburu, Argentina ingresa al Fondo Monetario Internacional (FMI), contrayendo así su primer préstamo con dicho organismo internacional. En años anteriores, el ex presidente Juan Domingo Perón se negó terminantemente a ingresar a ese organismo, asegurando que dichas instituciones eran un instrumento de sometimiento de los países centrales para imponer políticas a los países periféricos. (4)

También durante la presidencia de facto de Aramburu se constituyó el célebre espacio de discusión y negociación entre acreedores y deudores denominado “Club de París”.

Si bien dicho foro fue pensado en pos de brindar más y mejores mecanismos de coordinación de políticas que faciliten acuerdos sustentables entre prestadores y prestatarios, el aumento de la deuda externa durante la presidencia de Aramburu se debió principalmente al acuerdo con el club, por el cual se convirtió deuda flotante en deuda financiera. (5)

 

Me acuerdo del tema de Atahualpa Yupanqui donde dice:

“… Las penas y las vaquitas

Se van por la misma senda

Las penas son de nosotros

Las vaquitas son ajenas …”

Cuanta sabiduría en una estrofa.

Los hechos demuestran que en nuestro país se fogonearon o exacerbaron las pasiones y el resultado ha sido la entrega de la Soberanía Económica en principio, respaldada por las riquezas de nuestra Nación.

¿Quiénes estuvieron detrás del derrocamiento del gobierno constitucional del General Perón? Vale que echemos un vistazo a los acontecimientos posteriores mencionados y el resultado de los mismos, sabiendo que en el General tenían al principal opositor como para esbozar una teoría al respecto.

Los que habitamos la Argentina bien sabemos en “cuero propio” el resultado de tales acciones. Pero evidentemente no somos lo suficientemente sabios como para no meter la pata en el mismo pozo dos veces.

Encontramos en el gobierno de Mauricio Macri, quien alcanzó la Presidencia gracias a una coalición política con la UCR (aquella que intervino en la Revolución Libertadora), muestras del “modus operandi” de los delincuentes de guantes blancos financistas internacionales que hacen del préstamo y la usura un arma de opresión y sometimiento de nuestra Nación.

Podemos mencionar el envío de oro de la Reserva Argentina a Londres. A Londres…, seguimos con el historial de endeudamiento y sometimiento a la corona inglesa que nos someten nuestros gobernantes, ¿recuerdan el primer préstamo pedido al exterior, a quien fue, cuál fue la excusa del mismo y cuál fue su principal uso?

Continuando con el sometimiento a la Nación Argentina nos encontramos que el Gobierno de la Coalición UCR-PRO nos endeudó nuevamente con el Fondo Monetario Internacional…

Los argentinos somos los mejores (eso nos creemos). Pero definitivamente cumplimos con la máxima que expresa que “el Pueblo tiene el Gobierno que se merece”. Somos un pueblo mezquino, sin memoria y que evidentemente nos deleita cometer vez tras vez los mismos errores.

Tiemblo de solo pensar y de ver en las redes sociales los expresiones sesudas y los comentarios sabiondos que fogonean la xenofobia, el poco respeto a las libertades del otro y las imposiciones de pensamientos. Tiemblo de pensar que impresentables como Alfredo Olmedo (diputado nacional) recibe el aplauso de compatriotas. ¿A dónde irás a parar Argentina?, ¿qué Argentina queda para mis hijos?

La principal arma de sometimiento que han tenido para con nuestra Nación ha sido la económica. Hipotecan vez tras vez nuestro bienestar y nuestro futuro. Bien deberíamos pensar en un método que nos ayude a prevenir estas situaciones. Los de afuera están siempre deseosos de “prestarnos plata” pero no para ayudarnos a nuestro crecimiento, sino para nuestro sometimiento y para el saqueo de nuestro recursos naturales.

Juan Carlos Contreras – Profesor

  1. http://museodeladeuda.econ.uba.ar/01-de-julio-de-1824-primer-endeudamiento-argentino/
  2. http://www.lagazeta.com.ar/tratado_de_1825.htm
  3. https://es.wikipedia.org/wiki/Miguel_%C3%81ngel_Ju%C3%A1rez_Celman
  4. http://museodeladeuda.econ.uba.ar/19-de-abril-de-1956-ingreso-de-la-argentina-al-fmi/
  5. http://museodeladeuda.econ.uba.ar/16-de-mayo-de-1956-constitucion-del-club-de-paris/
  6. https://www.clarin.com/economia/banco-central-envia-europa-us-462-millones-lingotes-oro_0_H1fnmkQsZ.html

Categoria: Columnista | Tags: , , | Comentarios: 0

Sé el primero en escribir un comentario.

Deja un comentario