Los invisibles

Por el

Juan Solá – Épica Urbana

Me gusta el subte porque es como el cumpleaños de quince de una prima lejana al que todos se ven obligados a ir aunque nadie tenga ganas. En él converge la mezcla más exótica de seres humanos, una suerte de feria llena de colores y ruido y voces estridentes y alguna que otra imagen triste.
Los pibes se metieron al vagón a los gritos. Eran tres y ninguno tenía más de ocho años. Eran flaquitos y chabacanos, maleducados sin maldad, medio pillos pero compañeros. Uno solo tenía zapatillas, el más chiquito. Y cuando digo chiquito no hablo de la cantidad de años sino de la cantidad de costillas que le conté sobre la piel desnuda. El más chiquito tenía las zapatillas y también tenía las tarjetitas. Las fue repartiendo mientras hablaba a los gritos y el otro le respondía a los gritos y un tercero le gritaba a la gente que les tiraran una moneda, que Dios los bendiga. Una señora se tapó los oídos. .
Recién cuando pasaron en retirada escuché hablar al pibe que tenía sentado enfrente. Él también habrá tenido unos ocho años.
-Mamá, ¿por qué gritan los nenes?-, preguntó, sin sacarles los ojos de encima. Eran ojos de asombro. ¡Qué libres eran los nenes que podían jugar en el subte!, habrá pensado.
-Porque son negros-, dijo la madre y sentí como si de repente me hubieran apretado el pecho. Pensé que había escuchado mal y presté atención. No sé por qué tuve miedo.
-Porque son negros. Y cuando sean grandes, van a ser ladrones. Vos tenés que tener mucho cuidado con esos chicos, ¿sabés?
La cara del nene cambió como cambia la luz de la tarde cuando es verano y son las ocho menos diez y hay sol y de repente son las ocho y todo se ha puesto oscuro. Sus ojos se apagaron y los ratoncitos de curiosidad que espiaban desde las pupilas se atacaron entre ellos. Sus cejas se torcieron hacia adelante y sus labios se convirtieron en una línea recta y severa. Creo que hasta se le cayó un poco de magia de los bolsillos.
-¿Sabés?
-Sí, mamá.
No entiendo muy bien lo que me ocurrió a mí. Se me aceleró el corazón y mi garganta se puso rígida y quería salir del tren aunque estuviera en movimiento. Quise ser yo el que gritara ahora, pero me pareció más virtuoso el silencio de quien sabe que nunca se humilla a alguien delante de sus hijos.
Tenías la oportunidad de sembrar una semilla de amor y preferiste perpetuar el odio. Elegiste enseñar a tener miedo. Podría haberte perdonado la falsa misericordia de quien observa y murmura ‘pobrecitos’ pero masticaste tanta bronca que ya no sabés hacer ni eso. Ay, nene, ojalá alguien te explique que tu vieja ese día estaba enojada y que los pibes de la calle no se juntan para jugar, sino porque tienen miedo. Los pibes de la calle no gritan porque son negros, gritan porque son invisibles.

Juan Solá. Escritor y director de proyectos para Árbol Gordo Editores.



agenda bohemia

eschaco
El Arbol Amarillo Libreria Infantil
hirameku

Categoria: Textual | Tags: , , | Comentarios: 0

Sé el primero en escribir un comentario.

Deja un comentario




Últimas Notas


Audiencia Pública NEA: la participación ciudadana como resguardo del derecho a la comunicación
Comunicación Social, Derechos

Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones defenderán el derecho humano a la comunicación, evaluando el funcionamiento de la radio y TV de la región.

VER MÁS




Condenaron por abuso sexual al ingeniero de INTA que trabajaba en Capitán Solari
Abuso sexual en la Infancia

El 23 de septiembre de 2020, en Capitán Solari, una abuela denunció en la comisaría del pueblo, que su nieta fue abusada.

VER MÁS




Alerta de Amnistía por contenido discriminatorio en un Congreso ESI en Chaco
Educación

La organización Amnistía Internacional pide información a la Provincia sobre un Congreso "alternativo" de educación sexual con intervención religiosa.

VER MÁS




Las razones de una matanza planificada
Derechos Humanos/ Indígenas, Justicia

Hay murmullo, abrazos y reencuentros en la entrada del Centro Cultural Haroldo Conti, en el corazón de la exEsma, poco antes de iniciarse la quinta audiencia del Juicio por...

VER MÁS




La reconstrucción oral de la Masacre de Napalpí, en el cuarto día del juicio por la verdad
Derechos Humanos/ Indígenas, Judiciales

Declararon descendientes de sobrevivientes e investigadores integrantes de comunidades originarias. Esta es la crónica de Gonzalo Torres

VER MÁS




Napalpí, el juicio tan esperado
Derechos Humanos/ Indígenas, Justicia

El 19 de abril , comenzó en Resistencia, Chaco el juicio por la verdad, por la Masacre de Napalpí, en la justicia Federal. Un juicio penal que no va...

VER MÁS