El aumento de temperatura va a ser significativo en el Noreste de Argentina

La ocurrencia de un invierno muy frío o  las probabilidades que tiene la ciencia de brindar pronósticos con mayor precisión, fueron algunos de los temas que Bohemia abordó con Inés Camiloni, doctora en Ciencias de la Atmósfera e investigadora del Conicet. En el 2017, junto a Vicente Barros publicó el libro La Argentina y el cambio climático. De la física a la política.


¿Cómo obtuvieron la información que publicaron en el libro?

Tomamos datos de la red de observadores que tiene el Servicio Meteorológico Nacional ( SMN) e información disponible sobre Argentina, trabajos de otros colegas para analizar los cambios que ocurrieron en nuestro país con respecto al cambio climático.

¿Qué cambios observaron ?

En Argentina hay una variedad de cambios. En cuanto a la temperatura hay una tendencia a que vaya en aumento, por lo menos desde mediados del siglo XX. Ese calentamiento no es homogéneo. En la región en donde mayor aumento notamos fue en la Patagonia. En promedio aumentó C.

Mientras que en el Centro y Norte del país, la temperatura aumentó por debajo de ese valor. Un poco más de medio grado centígrado. En dónde hubo cambios bastante importantes y en relación con la lluvia, es en el CentroEste del país. En la región Pampeana y del Litoral, hay un aumento bastante significativo en las precipitaciones. En la región de Cuyo, que son zonas en donde llueve poco, hay una tendencia a que llueva cada vez menos. También se modificaron lo que llamamos eventos extremos del clima, tenemos una tendencia, no solo a que llueva más en esta zona del país, en el Centro- Este, sino que se dé con episodios cada vez más intensos. Llueve mucho en poco tiempo y eso está asociado a procesos de inundaciones. También hay un aumento de la variabilidad. Eso quiere decir que pasamos de períodos con exceso de lluvias a períodos de déficit  en muy poco tiempo.

¿Y con respecto a la región Norte ?

Precisamente en esa región es en donde aumentó este fenómeno de la variabilidad. Esto de ir de períodos de mucha lluvia y muchas veces asociados a inundaciones y que en muy poco tiempo se pase a déficit de precipitaciones es una de las características que tiene esa región, sobre todo, en la zona Centro-Este de la provincia del Chaco.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Cuántos años analizaron para esta investigación?

En general tuvimos mayor disponibilidad de información registrada desde 1960. Tenemos datos de 50 años aproximadamente, lo cual nos pareció interesante porque ya se pueden hacer análisis importantes.

 Precisamente en esa región es en donde aumentó este fenómeno de la variabilidad. Esto de ir de períodos de mucha lluvia y muchas veces asociados a inundaciones y que en muy poco tiempo se pase a déficit de precipitaciones es una de las características que tiene esa región, sobre todo, en la zona Centro-Este de la provincia del Chaco.

¿Cómo se pueden aprovechar los datos del estudio realizado por ustedes?

Sin dudas debe servir como una herramienta para la planificación. Cuando sabemos cómo ha cambiado el clima y a eso le sumamos, las perspectivas de cómo va a seguir cambiando, es información relevante porque esto produce impacto en diferentes sectores. Desde la necesidad tal vez de tener infraestructura para inundaciones, o para hacer un uso racional del agua, sistemas de alertas para tormentas que pueden ser muy intensas, para que la población esté preparada. Es sin dudas una herramienta de planificación y de adaptación  a los cambios para que las consecuencias de los impactos no sean tan negativas.

¿El clima sorprende con situaciones que no estaban previstas?

Sí. Esas cosas pueden pasar. Un ejemplo es lo que pasó en Comodoro Rivadavia hace más de un año, en dónde llovió en muy poco tiempo, más de 400 mm. Un valor jamás previsto. Jamás había sucedido. Una precipitación tres veces mayor al registro más importante que tenían. Sin dudas esto fue sorprendente. Uno puede anticipar con la información meteorológica, con 24 ó 48 horas de anticipación, la posibilidad de que haya una tormenta extraordinaria. Ahora, si con uno o dos años de anticipación, a cualquier científico vinculado al clima, le preguntaban la factibilidad de que en Comodoro Rivadavia lloviera 400 mm, hubiera dicho que la probabilidad era prácticamente nula, porque no había ningún registro de algún valor así y ninguna indicación de que pudiera suceder. Recién cuando la tormenta estuvo encima, se pudo estimar pero no con más anticipación que eso.
¿Qué hay de cierto en los pronósticos que mencionan que este 2018 vamos a tener un invierno extraordinariamente más frío?

El SMN lo desmintió y la verdad es que este es uno de los pronósticos más difíciles para hacer. Desde la meteorología esto se llama el pronóstico estacional. Es el que nos puede decir como puede llegar a ser este otoño o cómo puede ser el próximo invierno. Salvo en aquellos años en dónde se desarrolla un fenómeno de la niña o del niño, tenemos más capacidad de anticipar cómo pueden llegar a ser las situaciones y decir que pueden ser más frías que lo normal o más seco de lo habitual pero anticipar el número de olas polares y ese tipo de cuestiones, la ciencia todavía no está en condiciones de hacerlo.

Luego de publicar este libro ¿Te parece que hay cambio climático en Argentina?  ¿Cuánto tiempo hacia adelante se pueden hacer proyecciones?

Sí. Sin dudas, el cambio climático está instalado en la Argentina. No sólo lo decimos nosotros en el libro, sino que tiene que ver con un consenso de científicos acerca de que hay un cambio climático en todas las regiones y en Argentina es particularmente perceptible. Nosotros hacemos proyecciones sobre cómo se va a comportar el clima en las próximas décadas. Normalmente van de aquí hacia el fin del siglo. Esta tendencia a que la temperatura aumente, va a continuar. Lo que va a cambiar es que el aumento va a ser cada vez más significativo hacia el norte de Argentina, en la zona del noroeste. Y con respecto a las lluvias las proyecciones también muestran esta tendencia, en donde se estuvo aumentando la lluvia va a seguir en progreso. En las regiones secas va a tender a disminuir

Se van a acentuar las situaciones que vienen observando, inclusive la variabilidad en la zona NE…

Exactamente.. Podemos esperar eventos de mayor precipitación.También mayor recurrencia en olas de calor. Vamos hacia un clima parecido al que tenemos pero en el que las condiciones se van a ir acentuando, con mayor recurrencia de estos fenómenos extremos. Lo que nosotros llamamos de alto impacto.

 

¿Esto de no poder prever con mayor precisión el alcance de una tormenta muy fuerte o la caída de gran cantidad de agua, es una deuda pendiente desde lo científico? ¿Se está trabajando en ello?

Se está trabajando.Tiene que ver con el avance en el conocimiento científico. Eso se suma a otras cuestiones. Podemos tener limitaciones en el conocimiento. Científicos en el mundo y en Argentina siguen trabajando para tener pronósticos cada vez más precisos pero cuando eso se superpone, con poblaciones en lugares que son vulnerables o en lugares que se sabe que fueron- no hace 50 sino quizás 100 ó 200 años-planicies de inundación, con suelos que tienen la posibilidad de generar deslizamientos, eso genera situaciones peligrosas más allá de cuestiones que tengan que ver con el clima.

Tenemos dos compromisos: seguir avanzando en el conocimiento pero también tener conciencia, de hasta dónde nos estamos exponiendo a situaciones de riesgo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s