Casa de la Madre y el Niño/ Casa Garrahan. Cada habitación tiene una historia… Habitación nº 5

Por el

Follow Proyecto Bohemia on WordPress.com



habitacion5Fueron dos años. Suficientes para dar, recibir y enseñar. Otra vez la vida, enseñando con el dolor. A Renzo lo conocimos muchos. Nació con una enfermedad que lo llevó a vivir con un corazón artificial y a que sus papás estuvieran pendientes de una lista de espera.

Renzo Salvatore Antonelli y Evangelina Ramírez, nacieron el mismo año en Corrientes. Ella iba en moto con sus papás, Isidro y Liliana, cuando un accidente trágico le quitó la vida.

Una decisión tomada luego del espanto fue la esperanza que esperaba la familia de Renzo. Así la lucha se transformó en momentos de alegría cuando Renzo cobraba más vida, gracias a ese corazón trasplantado, y de desazón cuando este no era suficiente para mantenerlo con vida.

Se armó entonces una cadena con eslabones de energías aunadas en mensajes de buenos deseos y acompañamiento a través de las redes y campañas televisivas. Hasta una peregrinación en su nombre a Río de Janeiro, intentó distraer al destino.

Pero la vida…transcurre más allá de nuestros planes.

Después de un camino largo de muchas horas de ansiedad, de besos con amor, de abrazos buscando la energía que faltaba, Renzo Salvatore Antonelli, falleció dos meses después.

Y después qué? Hundirse en el dolor o tomar esa idea que nació en el transcurso de las horas de espera por un donante?

Ahora, luego de la partida de Renzo, su familia se encarga de acompañar, a los padres de otros en el derrotero de la angustia y los trámites, para poder compartir lo que aprendieron con dolor.

Renzo Salvatore Antonelli, es el ángel de la guarda de la habitación nº 5, de la Casa de la madre y el niño / Casa Garrahan. La empresa OSDE es el padrino que se va a encargar de que a esa habitación nada le falte. Para comenzar Javier Acuña, un artista, le puso alas e imaginación tan indispensables como el trabajo de los médicos para la recuperación de los que ahí se alojen.

Una casa para atravesar la enfermedad, espacios para habitarlas que tienen ángeles guardianes, otras personas que conocieron ese dolor, y padrinos que sustentan económicamente el bienestar y el arte de quienes lo embellecen.

Esta es una de las tantas historias para contar de La Casa de la madre y el niño/Casa Garrahan.


Categoria: Historias de vida | Tags: | Comentarios: 0

Sé el primero en escribir un comentario.

Deja un comentario