Tenés que Leer: Litigio

… y el ejemplo en periodismo judicial



Por Eugenia Barberis

Por estos días hizo su aparición en este medio virtual y local una publicación que tanto por su temática como por sus abordajes se plantea como una propuesta original: se trata de la revista Litigio, periodismo judicial, de los colegas Bruno Martínez y Brian Pellegrini. Es original ya desde la propuesta porque sostiene que “es un proyecto periodístico que nace con el objetivo de convertirse en un aporte para dar a conocer información vinculada al ámbito judicial de la provincia del Chaco, en forma documentada y con una perspectiva integral de derechos humanos, que consideramos pendiente en los medios de comunicación provinciales. Pero también apostamos al ambicioso propósito de construir audiencias que se asuman como parte de una ciudadanía crítica y participativa, que se involucre en el debate por un nuevo sentido de Justicia. Porque el hablar sobre la Justicia, así, con mayúsculas, no es ni debe ser apropiado y monopolizado por los especialistas o profesionales del Derecho, porque tiene una dimensión política que trasciende lo jurídico, lo normativo, e involucra también lo que es legítimo para toda una comunidad en un momento determinado de su historia”. Y sin lugar a dudas está haciendo su aporte para lograrlo.

El uso del lenguaje coloquial por encima de la pomposidad del vocabulario lego ya es algo que se agradece. Entre tanto debate sobre lo discursivo y las palabras como (con)formadoras de la realidad se pueden citar algunas definiciones que permiten explicarlo: por ejemplo, dice Daniel Cassany que “cada disciplina, cada grupo humano, cada momento histórico y cada situación comunicativa produce sus propios escritos. El concepto más útil para aproximarnos a esta diversidad es el de ‘género discursivo’ porque permite considerar tanto lo gramatical (estilo, sintaxis, léxico) como lo discursivo (estructura, registro) o pragmático (interlocutores, propósito, contexto) o lo sociocultural (historia, organización social, poder)” (2006; Taller de textos, p. 21).

Y agrega que las “comunidades discursivas” son grupos de personas que comparten determinados géneros. Estos, a su vez, construyen estructuras sociales que reproducen ciertas jerarquías y contribuyen a ejercer o resistir el poder, por lo que se necesita conocer cómo operan esos discursos, para acercarnos al conocimiento de la realidad y poder argumentar críticamente desde una perspectiva propia, formada e informada. 

Esos axiomas fundantes tanto para lo discursivo como para lo judicial se encuentran en los artículos periodísticos que contiene la página web http://litigio.com.ar/, la mayoría firmados por sus autores. Y se condice con una de las bases de un Estado democrático: el acceso a la información como camino ineludible para tomar decisiones y participar activamente y con compromiso en las definiciones que afectan a toda la comunidad. 

Apoyar emprendimientos de estas características, que ofrecen una diversidad de perspectivas sustentadas en datos, en investigaciones y en una tarea minuciosa de contacto con fuentes directas, tanto personales como documentales, es justo y necesario porque contribuye al menos a permitir un mejor entendimiento, más aún en tiempos como estos, de grietas, anuncios apocalípticos y optimismos desmesurados. Por eso se agradece y se celebra el nacimiento de un nuevo medio autogestivo que se propone contribuir a la difusión necesaria de los hechos y acciones que no siempre tienen lugar en medios tradicionales. 


Si llegaste hasta acá es porque te interesa nuestra mirada hacia la sociedad y la manera comprometida con la que hacemos periodismo. Somos un medio autogestionado, alternativo, enfocado en temáticas de género y derechos humanos. Vivimos tiempos complejos y solo podemos seguir creciendo con tu aporte voluntario.


Te sugerimos estos montos, pero si querés ayudarnos con otro importe, podés hacerlo en este CBU 3110030211001234460051. Si tenés alguna duda, escribinos al correo bohemia.prensa@gmail.com