A propósito del “caso González” del STJ: un fallo sin perspectiva de género

* Por Tere Cubells

Se conoció el fallo del Superior Tribunal de (in)Justicia del Chaco, sobre la banca de la Cámara de Diputades que ocupara el diputado José Barbetti  y que –de acuerdo a la legislación vigente- le corresponde a la Sra. Claudia Gonzalez. Aunque con contenido previsible, no deja de ser injusto y con conceptos que nos sorprenden y sobre los que siempre es bueno reflexionar.

Digo contenido previsible porque nuestro Poder Judicial en su accionar en materia de perspectiva de género  tiene un avance muy limitado, con honrosas excepciones.

Elles, les jueces del “alto” cuerpo”, utilizando lenguaje binario y sexista, rechazaron el pedido de Claudia Noemí González a ocupar la banca que entendemos le corresponde. Esta postura ya la tuvieron mis colegas en el recinto en forma mayoritaria y con idénticos fundamentos. Por suerte en el STJ la decisión también fue por mayoría y no por unanimidad, lo que nos esperanza con el sol que entra por una pequeña rendija.

Es extraño decirlo, pero la resolución judicial utiliza la “Paridad de género” en contra de la “Paridad de género”. Mostrando una clara contradicción con los objetivos de la legislación vigente y los pactos internacionales en la materia, que buscan lograr la efectiva oportunidad de acceder a ocupar los lugares hasta que la paridad sea un hecho sustantivo. La lectura, -amañada- del STJ consagró una “curiosa” paridad de 17 hombres y 15 mujeres, cuando la decisión podría haber presentado POR PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA un Poder Legislativo con paridad real.

Quiero remarcar el lenguaje binario utilizado en el fallo, como así también por las representaciones de abogados del Estado, porque a través de él se muestra la resistencia al cambio por parte del máximo tribunal de Justicia y una buena parte de la profesión del derecho. Esto es muy preocupante ya que son elles quienes desde su ejemplo, su análisis, sus escritos, transmiten hacia su propia estructura y a la ciudadanía toda,  lo importante (o no) de afianzar los cambios que las luchas feministas y de la diversidad están produciendo para caminar hacia una verdadera igualdad.

No es menos relevante la pertenencia de Claudia González al pueblo Qom, lo que agrava el alcance y contenido del fallo.

Sin lugar a dudas que afrontamos momentos de disputas por la igualdad, encabezados por los movimientos feministas que tienen amplia participación de mujeres e identidades disidentes que pone en discusión un sistema patriarcal que se niega a ceder aunque sea mínimas porciones de su poder.

El fallo del Superior Tribunal de Justicia se inscribe en esa resistencia patriarcal y misógina que la sociedad debe desmontar.

(*) La autora es diputada provincial del Chaco por el Frente Grande


agenda bohemia