El vuelto del capitán Sparrow

Por el


Ninguna generalización es válida ni tiene fundamentos serios, pero para afirmar un hecho social como lo es la violencia contra las mujeres, existen estadísticas que exhiben una realidad incontrastable y feroz.

En nuestro país se mata a una mujer -por el hecho de serlo- cada 29 horas y ese es un dato -lamentable-, no un relato. Como lo es su situación desigual -como grupo, como género-, histórica y estructuralmente vulnerada y subordinada al poder y orden patriarcal.

Expuesta esa desigualdad a través de las luchas feministas se logró en forma paulatina el reconocimiento de derechos sociales, políticos y económicos que se negaban por el simple hecho de haber nacido mujer. En el ámbito jurídico, se incorporaron instrumentos internaciones y leyes nacionales y provinciales que obligan a quienes integran el Poder Judicial a obrar con perspectiva de género. No según su concepción ni idea de lo que es “ser mujer”, sino considerando y teniendo en cuenta su -todavía- posición estructuralmente desigual y desventaja social y económica.   

Pero hay que decir también que desde hace tiempo es preocupante y crítica la relación indefectible en la consideración -prácticamente mecánica- de una mujer siempre víctima, indefensa y explotada y un hombre violento, abusivo y explotador, que invariablemente es un enemigo y al que inevitablemente, ante una denuncia, hay que contener por medio de la prisión.

Aunque exista consenso en que el derecho penal sirve para retribuir delitos o resocializar y también en que el sistema penal no es un medio para resolver problemas sociales, se transformó en un recurso desmesurado para solucionar la desigualdad estructural de las mujeres, la discriminación y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres.

De las derivas de las generalizaciones en estos tiempos del populismo punitivo, se impuso no sólo un catálogo de las violencias, sino también de las respuestas para cada una, ignorando e invisibilizando las elecciones, decisiones y voluntad de las mujeres que siempre se presume viciada.

Las soluciones a las violencias van del escrache público –con resultados muchas veces lamentables- a la denuncia como inevitable puerta de entrada al derecho penal, sin considerar que los inconvenientes que impiden la eficaz protección a las mujeres víctimas de violencia son la desatención a la desigualdad social y económica que crea la violencia y la insuficiencia de canales alternativos o intermedios al sistema penal que respeten a la mujer y le permitan gestionar su conflicto según su voluntad. A la violencia en razón del género también se la debe gestionar con un enfoque interseccional.  

A la presentación homogénea de un problema que es social, la victimización y una respuesta siempre punitiva, llega ahora la respuesta irreflexiva –o no- y revanchista que, aunque advertida hace tiempo, vino a protagonizar bajo los flashes y con espectacularidad Johnny Deep.

En lo que la Asociación Argentina de Juicios por jurados llamó el juicio civil más famoso del siglo XXI, que duró seis semanas, se trasmitió en directo a todo el mundo por YouTube, se difundió por todas las plataformas y aplicaciones existentes y siguieron millones de personas, el jurado determinó que Amber Heard: 1) escribió el artículo en El diario The Washington Post, 2) que lo hizo contra Johnny Depp, 3) que sus afirmaciones eran falsas, y 4) que fueron escritas con «real malicia» y por eso tendrá que pagarle al actor una cantidad de dinero difícil de dimensionar para nosotros simples mortales.  

Y aunque entre la catarata de notas periodísticas, reels, publicaciones y memes reproducidos en Instagram, Faceebook y Tweets más videos compartidos por WhatsApp, no es fácil revivir el relato de la actriz sobre la violación de Deep con una botella de whisky, abundan las imágenes del actor saludando y dándole la mano a cada persona de seguridad, corriéndole la silla a una dama como el buen caballero que es, atesorando unas flores que le regaló una piba, saludando a la multitud que lo espera a su llegada al Tribunal o acomodando el cable del celular de Camille, su abogada estrella devenida en nuevo objeto aspiracional de la fantasía de miles de fans. De Heard, estrella secundona, poco o nada o mejor, personificando a la bruja que le cagó la cama y le arruinó la vida y la carrera a Deep.

Un juicio que enfrentó –debe decirse- a dos personas complejas, relacionadas y sostenidas por la superficialidad, el dinero y la fama, extrañas a cualquier realidad que nosotros podamos percibir y que Deep ganó a puro litigio estratégico y por una lamentable actuación de la abogada de su ex. 

Pero lo importante, Deep encarnó y representó a una legión de hombres y mujeres enojadxs con las únicas respuestas disponibles a las violencias, siempre punitivas, excluyentes y dolorosas. Vino a demostrar –o así lo determinó el jurado-, puño en alto y triunfante, que las mujeres no siempre dicen la verdad y que como en su caso, las víctimas también pueden ser hombres.

El vuelto del capitán Sparrow no son caramelos y a esta película hay que usarla en nuestro favor. El feminismo no es competencia ni la reproducción de más violencia ni dolor, que la celeridad de las reformas punitivas impulsadas y aprovechadas por los sectores conservadores y fascistas no nos sigan fagocitando. Nuestro compromiso político debe ser producir conocimiento para un mundo más igualitario, aprovechemos la oportunidad para revisar estrategias y repensar alternativas.

Categoria: Género, Justicia | Tags: , , , | Comentarios: 0

Sé el primero en escribir un comentario.

Deja un comentario



Apoyá a la Revista


Si llegaste hasta acá es porque te interesa nuestra mirada hacia la sociedad y la manera comprometida con la que hacemos periodismo. Somos un medio autogestionado, alternativo, enfocado en temáticas de género y derechos humanos. Vivimos tiempos complejos y solo podemos seguir creciendo con tu aporte voluntario.



revista bohemia donaciones

DONAR
$500



revista bohemia donaciones

DONAR
$1.000



revista bohemia donaciones

DONAR
$2.000




Te sugerimos estos montos, pero si querés ayudarnos con otro importe, podés hacerlo en este CBU 3110016611001019972012 / Alias: ProyectoBohemia. Si tenés alguna duda, escribinos al correo bohemia.prensa@gmail.com



Últimas Notas


Cristina López relató en el Juicio lo que en su familia era un secreto guardado con temor.
Cien años de humillación: “Napalpí sigue doliendo”
Sin categoría

Mujeres originarias salen al rescate de su cultura. Negada, antes por el miedo al genocidio, hoy aún por el temor a la discriminación.

VER MÁS




Manual de etiqueta para redes sociales: los sí y los no de WhatsApp
Sin categoría

Las redes nos están cambiando, torturando, agobiando. Con reglas claras, whatsupp puede ser menos invasivo.

VER MÁS




TEJEDORA WICHI DE ARGENTINA LLEGA A LA BIENAL DE VENECIA
Sin categoría

Claudia Alarcón y el colectivo ‘Silät’ expondrán nueve paños tejidos que cuentan algunos de los mitos de su pueblo y desafían la construcción occidental del arte

VER MÁS




El ex-Ministerio de Mujeres será una subsecretaría 
Género, Políticas Públicas, Sin categoría

Dependerá de Capital Humano. Qué se sabe sobre la continuidad de sus políticas y de las personas que trabajan allí. Qué suerte correrán quienes accedieron a su primer empleo...

VER MÁS




Jarumi Nishishinya: “Es una tortura que este proceso se alargue”
Abuso sexual en la Infancia

La artista, a los 42 años pudo denunciar el abuso sufrido en su niñez. Entonces había hablado, pero su familia no hizo nada. Hace dos años espera el juicio.

VER MÁS




Se recibió Sandra Toribio, la primera médica argentina de la etnia Wichí, egresada de una universidad pública
Políticas Públicas, Pueblos indígenas

s oriunda de Ingeniero Juárez, Formosa. Nació en el seno de una comunidad Wichí. Ama la medicina y la investigación, y en ese amor, incluye su deseo de volver...

VER MÁS