A 20 años del Correntinazo del ´99

Por el

Follow Proyecto Bohemia on WordPress.com




Por Diego Vigay*

El día en que Gendarmería retrocedió

Aquí va un humilde aporte para una breve reconstrucción de las tres represiones contra el pueblo correntino movilizado en el año 1999, que fueron ordenadas por el Estado Nacional, ejecutadas por la Gendarmería Nacional y todas en el puente General Belgrano.

La primera represión se produjo el 28 de junio del ‘99, ordenada por el Gobierno Nacional de Menem (Partido Justicialista) y llevada adelante por los destacamentos de Gendarmería Nacional de Corrientes, Resistencia y Las Palmas. 

La Gendarmería organizó un operativo de unos 200 efectivos y avanzó con un cordón equipado con escudos, bastones y también armados con balas de goma y gases .

La mayoría de la dirigencia -especialmente gremial- y buena parte de los manifestantes estaban de acuerdo en desalojar el puente. Solo un grupo intentó hacer algunas barricadas con cubiertas, lo que no se pudo concretar por la oposición de otros manifestantes.

Un cordón de dirigentes gremiales intentó hacer retroceder y disuadir a quienes se mantenían en el lugar, pero estos organizaron otro cordón para frenar el avance de los efectivos y en un momento quedaron frente a frente con el de Gendarmería, que disparó balas de goma e hirió a algunos en el rostro, con lo que comenzó una escaramuza .

Los gendarmes, como no lograban habilitar el tránsito, cortado ahora en la bajada del Puente en Avenida 3 de abril, se vieron obligados a bajar para intentar dispersar con balas de goma y gases a los manifestantes que respondían cada vez más organizados y masivamente.

La correlación de fuerzas cambió abruptamente en el lapso de media hora, con la intervención de mucha gente que se iba enterando y vecinos del barrio San Benito que se sumaban.

Tal es así que en un momento quedaron unos 50 gendarmes contra una autobomba que estaba en la casilla de la policía -una foto toma un registro exacto de ello– y enfrente tenían unas mil personas que combatían al grito de sapucays con piedras contra las balas de gomas y los gases .

A los gendarmes se les comenzaron a romper los escudos y también algunos cascos y se le terminaron las balas de goma.

Entonces comenzaron a retroceder desesperadamente y como única forma de frenar a los manifestantes tiraron con gases apuntando al cuerpo de quienes avanzaban. Es allí donde es herido gravemente Juan Pereyra con un proyectil de gas en el rostro. Estuvo muy grave y tuvieron que reconstruirle el rostro con varias operaciones.

Los manifestantes finalmente avanzaban de manera masiva y enfrentaban cuerpo a cuerpo a la Gendarmería recriminándoles que hayan reprimido y los van llevando hasta arriba del puente a empujones. Existe otra foto que registra muy bien este momento, con muchas banderas argentinas portadas por los manifestantes.

Fue una gran victoria de los manifestantes sobre los represores.

Las fotos que ilustran la nota , pertenecen a la 1ra represión del 99.

El día que la Gendarmería no se animó.

Va un humilde aporte para una artesanal reconstrucción de las tres represiones ordenadas por el Estado Nacional en plena democracia y ejecutados por su nueva fuerza de choque “la Gendarmería Nacional”, todas en el puente General Belgrano contra el pueblo correntino movilizado.

La segunda represión se produjo el 13 de Diciembre del ‘99 -3 días después de iniciada esta nueva protesta- , ordenada por el recién asumido Gobierno Nacional de Fernando de la Rúa (UCR- Alianza) y llevada adelante principalmente por el destacamento de Gendarmería Nacional de Rosario, que se había pertrechado y recibido instrucción especial para reprimir la protesta social en los ‘90. Eran conocidos como los “rompe huesos”.

La Gendarmería organizó y desplegó sobre el puente un operativo de unos 500 gendarmes, totalmente provistos de equipos de última tecnología para su protección, decenas de tiradores de balas de goma y gases, camiones hidrantes, perros, camiones celulares y de traslado de tropa.

Los manifestantes habían organizado esta vez sí decenas de barricadas con pequeñas montañas cubiertas de vehículos las que fueron encendidas ante el avance de Gendarmería. 

Miles de correntinos se acercaron al puente, enterados de la avanzada de Gendarmería, la que podía observarse claramente, porque el desplazamiento meticuloso del operativo era sobre el puente .

El despliegue de tropa de la Gendarmería fue descomunal, duró unas 3 horas, y quedó plasmado en muchas fotografías de los medios de comunicación y la retina de los manifestantes.Era literalmente una caravana de una fuerza militar ingresando a una ciudad para ocuparla.

Durante esas tres horas hubo varios movimientos de la Gendarmería que hacían pensar que avanzarían, mientras tanto hubo algunos conatos e incidentes entre los efectivos que estaban en el puente y dispararon algunas balas de goma y jóvenes que utilizaban gomeras.

Miles de correntinos se daban cita y se multiplicaban con el transcurrir de los minutos, solidarios con la protesta del corte del puente. Se enteraban por las radios que transmitían en directo y no dudaban en acercarse. 

Finalmente llegó la orden política de dar marcha atrás con el operativo.

Claramente la masividad del pueblo correntino convocado en las adyacencias del puente dificultaba la realización del desalojo. Debían pensar en otra estrategia y así lo hicieron.

Por lo pronto, el hecho fue tomado por los manifestantes como una momentánea Victoria de la Resistencia a la Represión.

La foto pertenece a esta segunda represión.

El día que la Gendarmería masacró

Va esta tercera parte, finalizando así con este modesto apunte para una reconstrucción de memoria histórica de las tres represiones ordenadas por el Estado Nacional en el año 1999 -en plena democracia- y ejecutados por su actual principal fuerza de choque: la Gendarmería Nacional; todas ellas con escenario en el puente General Belgrano contra el pueblo correntino movilizado y que cortaba el tránsito en dicho puente, en lucha contra los ajustes del modelo neoliberal reinante . 

La tercera y última represión, la más grave, se produjo la madrugada del 17 de diciembre del ‘99, siendo los principales responsables el recién asumido presidente Fernando de la Rúa, su ministro del Interior Federico Storani, el interventor Ramón Mestre (todos de la UCR) y el Comandante de Gendarmería Chiappe y ejecutada principalmente por el Destacamento de Gendarmería Nacional de Rosario, que se había pertrechado y recibido instrucción especial para reprimir la protesta social en los 90.

Fue una operación militar, típica de una Dictadura Militar, llevada adelante durante la madrugada -aproximadamente 4,30 horas- y cortando la luz de toda la zona del puente, con una explosión de la usina de la DPEC ubicada por Costanera. También cortaron el agua en toda la zona, para que los manifestantes no puedan atemperar los efectos de los gases.

Momentos antes, dos camioneros brasileros en una maniobra de distracción intentaron avanzar con sus camiones, sobre un centenar de manifestantes que cortaban el Puente. Existe una versión de que, cuando se cortó la luz, salieron de los camiones dónde estaban escondidos varias decenas de gendarmes, que comenzaron a avanzar por el puente.

Sincronizadamente, bajaban en la Costanera vieja unos 300 gendarmes de unos 10 colectivos de la línea 10 y en la plaza Arazaty desembarcaba en lanchas de la prefectura, otro importante contingente de agentes.

Fue un operativo militar de pinzas que avanzó desde varios flancos sobre los manifestantes, quienes escaparon hacia el barrio San Benito y el Barrio Ferre y eran ferozmente perseguidos y agredidos con andanadas de balas de goma y gases.

En ese marco es que le apuntan al periodista y la cámara de Crónica TV que intentaba registrar la represión y tenían un reflector, los amenazan apuntándoles y les obligan a bajar y apagar la cámara. También detuvieron a periodistas y le incautaron los equipos de una radio local que estaba instalada y transmitía desde el lugar.

La primera resistencia se dio en la bajada del puente por Avenida 3 de Abril, donde los manifestantes empezaron a bajar los pallets que llevaba un inmenso camión que estaba varado, para intentar armar barricadas, pero son desalojados. Una cantidad enorme de pallets quedaron esparcidos sobre la avenida y sirvieron más tarde para nuevas barricadas .

Gendarmería se formó en gruesos cordones a todo lo ancho de la Avenida 3 de Abril y sistemáticamente intentaba avanzar, tirando a mansalva balas de goma, gases de tres tipos: lacrimógenos, vomitivos e irritantes. Los gases eran muy potentes -muchos incluso vencidos- y provocaban una descompostura muy importante a quienes les caía cerca.

Los correntinos que resistían se multiplicaban a medida que llegaban de a cientos y se sumaban a la resistencia. Llegaban carros y algunos vehículos con cubiertas y escombros para apertrecharlos.

Tipo 7 de la mañana se produjeron los primeros heridos de arma de fuego. La mayor cantidad de heridos de balas de plomo tiradas por la Gendarmería fue entre las 9,30 y las 12 hs. En total fueron aproximadamente 50 heridos de arma de fuego. También en ese horario se produjeron los homicidios de Mauro y Francisco.

La mecánica de Gendarmería para disparar a mansalva sobre la gente era arrojar al mismo tiempo una andanada de unos 20 gases lacrimógenos y, en el medio de ello, se escuchaban los disparos de sus francotiradores, quienes disparaban apostados en el 1º piso de una vivienda familiar de la avenida y caían heridos 4 o 5 personas por vez. El Estado asesino tenía bien claro cómo operar para matar.

Los manifestantes lograron armar distintas barricadas sobre los carriles centrales de la 3 de Abril, con unos vehículos abandonados y parte de los pallets. El objetivo era obstruir el avance de la Gendarmería y sobre todo obstaculizar el movimiento de un camión hidrante.

Gendarmería avanzó y retrocedió varias cuadras en distintos momentos. Los manifestantes retrocedieron y avanzaron varias cuadras en distintos momentos.

Había decenas de gendarmes de civil apostados entre los manifestantes, se movían un bicicletas comunes y usadas e intentaban generar pánico anunciando falsamente que gendarmería venía por tal calle lateral para que la gente se disperse. Cuando los descubrieron fueron corridos.

Hubo un grupo de personas detenidas que fueron trasladadas al Escuadrón de Gendarmería, donde fueron puestos en un playón al aire libre, arrodillados, con las manos esposadas atrás, obligados a permanecer con la cabeza gacha y a una distancia de unos 2 metros unos de otros. Típica foto de un campo de concentración. 

Si bien los disparos con armas de fuego habían provocado unos 50 heridos y dos asesinatos, a la siesta la cantidad de correntinos que estaban sobre la Avenida 3 de Abril se mantenía e incluso acrecentaba .

La policía de Corrientes armó sobre la avenida un cordón agentes desarmados y con banderas blancas, intentando parar la represión y ese gesto fue saludado por los manifestantes.

El gobierno nacional responsabilizó burdamente por los heridos a las agrupaciones políticas Quebracho y Patria Libre, aduciendo que la fuerza no utilizaba el calibre 22 que fue el identificado.

Es de conocimiento público que Gendarmería tenía y utilizaba a esa fecha para prácticas de tiro fusiles livianos calibre 22,3. Son los que utilizó para disparar sobre la población esa jornada.

Todo el pueblo correntino presente fue testigo de cómo la Gendarmería Nacional disparó a mansalva con balas de plomo, sobre quienes se manifestaban.

Lamentablemente, pasados 20 años y hasta el día de hoy, los responsables políticos y los ejecutores de tamaña Masacre en plena Democracia continúan Impunes.

La foto que acompañan la nota pertenece a la represión del 17 de Diciembre de 1999.


*Abogado


Si llegaste hasta acá es porque te interesa nuestra mirada hacia la sociedad y la manera comprometida con la que hacemos periodismo. Somos un medio autogestionado, alternativo, enfocado en temáticas de género y derechos humanos. Vivimos tiempos complejos y solo podemos seguir creciendo con tu aporte voluntario.


Te sugerimos estos montos, pero si querés ayudarnos con otro importe, podés hacerlo en este CBU 3110030211001234460051. Si tenés alguna duda, escribinos al correo bohemia.prensa@gmail.com


Categoria: Historia | Tags: , , , | Comentarios: 0

Sé el primero en escribir un comentario.

Deja un comentario