Antonia Moran sigue buscando la verdad sobre Maira

Por el

“Recibí una llamada de un número privado, era un hombre que me decía que Silva conoce bien ese lugar donde aparecieron los restos. Me dijo que habían trabajado de cosecheros juntos cuando al algodón lo recogían con las manos”, cuenta Antonia Moran Leiva, la mamá de Maira Benitez mientras suspira profundo para tomar fuerzas y seguir detallando esa llamada anónima que abre expectativas de que los restos hallados sean los de su hija desaparecida en diciembre de 2016, hecho por el cual Rodrigo Silva fue el único condenado a 25 años de prisión. Fallo judicial que dejó varias dudas en la familia de Antonia, sobre todo porque “él no pudo hacerlo solo”, según reitera la mamá de Maira en relación al único condenado.

Aquel llamado anónimo se dio en el marco del hallazgo. “En ese lugar el padre de Silva cosechaba con la mujer y con los hijos, así que conocen muy bien ese campo” había dicho aquel hombre en el teléfono, que sostuvo que por temor prefería guardar su identidad. Sin embargo, fue contundente para Antonia: “Cuando finaliza la campaña de algodón a mano, cuando aparecen las máquinas y muchos tuvimos que hacer otras tareas en el campo, Rodrigo Silva se quedó como tres años tractoreando ahí”, le dijo la persona que  no se identificó aquel día en que nuevamente la familia de Maira revivió el dolor de haberla perdido. 

Tanto Antonia como dos de sus hijos tuvieron acceso a los restos. Todo es muy confuso para ellos. Su hija, su hermana, no están ahí. ¿Cómo hace alguien para identificar a una persona querida ante esos restos? Antonia busca en su memoria y cree haber encontrado indicios de lo que la Fiscalía le permitió ver, “algo que pude notar es la dentadura. Maira hacía mucho se había hecho sacar las muelas de abajo y esa parte del cráneo no las tenía. Según me dijo el perito se notaba que esas piezas estaban ausentes con vieja data, porque ya estaba sellada esa zona. Y eso me da qué pensar, que quizá es ella”, dice con el rostro cansado de llorar, pero con la fortaleza de quien se sabe luchadora por encontrar la verdad. Es que, durante el juicio, ni el asesino de su hija así como tampoco ninguno de los imputados y luego sobreseídos, dijo absolutamente nada de lo que le ocurrió a Maira.

“Brisa me ve llorando y me pregunta ¿por qué lloras, por mi mamá Maira? y eso duele muchísimo. Porque yo no quiero demostrarle que estoy mal”, dice Antonia que saca fortaleza de donde no hay para sostenerse y sostener a una hermosa familia que supo crear y de la cual es el pilar. Ella no está segura de que esos restos sean su hija. La Justicia ya adelantó que deben esperar por los menos 30 días para determinarlo, pero piensa, se imagina. “De sólo imaginarme que sí, que es Maira, en todo lo que pudo pasar, lo que vivió hasta el final, lo que pudo sufrir, es muy doloroso -llora-. Me desgarra pensar en eso”.

Esto es inevitable. La desaparición es inquietante, desespera y genera expectativas. Todo eso sumado al dolor de no encontrarla vivieron Antonia y su familia desde el 17 de diciembre de 2016 cuando Maira desapareció. Pero ahora el dolor revive en la posibilidad de que esos restos hallados en un campo que no fue rastrillado durante la investigación sean los de Maira. “Todo esto me hace pensar en el tiempo que se perdió para buscarla. Se dejó pasar mucho tiempo”, recuerda Antonia en referencia al inicio de la causa, cuando estaba a cargo del fiscal Sergio Ríos, quien después de un mes aproximadamente se apartó del caso, justamente ante los cuestionamientos de la familia de Maira, que no veía avances en la investigación. Este hallazgo reaviva dudas y especulaciones que siempre tuvo Antonia “pienso en cómo el tipo (por Rodrigo Silva) despistó a la Policía y a la Justicia haciéndolos buscar por otro lado. Por que ahí nunca se la buscó”, reafirma la madre imaginando lo que hubiera podido pasar si ese cuerpo hubiera aparecido antes.

Los restos óseos estaban cerca 

Las zonas rastrilladas durante el juicio llegaron a tan solo unos dos mil metros del campo del hallazgo en Colonia Juan José Paso. El lugar está ubicado a 10 km del casco urbano de Villa Ángela y durante las últimas inundaciones estuvo con 50 cm de agua. ¿Acaso eso contribuyó a que no aparezca antes? ¿pudo ese cuerpo dar otros indicios a la investigación si hubiera sido encontrado durante el juicio y en otras condiciones? Son muchos los interrogantes tanto para la familia de Maira como para la fiscal del caso Gisella Oñuk.

“En el lugar se encontró un cráneo y un total de 82 huesos que se corresponden con un cuerpo humano. Además se secuestraron dos remeras, un pantalón bastante fragmentados y un gogó o una colita para atarse el pelo” detalla la fiscal de la investigación. Si bien la doctora Oñuk no estaba de turno en el momento del hallazgo, fue convocada por el fiscal Sergio Ríos quien sí estaba a cargo del turno, pero ante los antecedentes de su apartamiento de la causa por la desaparición de Maira, convocó a la jóven fiscal para que se ponga al frente del análisis del caso. “Nosotros somos sólo dos Fiscalías de Investigaciones en Villa Ángela, el doctor Ríos estaba de turno, pero como la única persona que teníamos desaparecida en los registros de ambas fiscalías era el caso de Maira Benitez y, al estar él inhibido en la causa, yo termino interviniendo y determino que se practique una pericia genética para cotejar con el ADN de la hija de la víctima que está en manos del Instituto de Medicina y Ciencias Forenses (IMCIF) del Poder Judicial”. 

De acuerdo a los peritos del laboratorio del IMCIF, el proceso de extracción del material genético de esos restos llevaría por lo menos quince días y luego cotejarlo con el ADN con el que se cuenta otros quince o más, con lo cual los resultados estarían en “treinta o cuarenta días por lo menos”, según explicó Oñuk, considerando que el miércoles 28 ordenó formalmente la realización de “dos pericias, una odontológica forense y otra de ADN” con lo cual se espera que sea inminente el inicio de ese trabajo en el instituto forense del Poder Judicial chaqueño.



agenda bohemia

eschaco
El Arbol Amarillo Libreria Infantil
hirameku

Categoria: Justicia | Tags: , , , | Comentarios: 0

Sé el primero en escribir un comentario.

Deja un comentario




Últimas Notas


El legado de Juan
Derechos humanos, Justicia, Pueblos indígenas

Juan no pudo estar presente. Sin embargo, quienes estuvimos en las audiencias sabemos que su presencia fue innegable. No hubo una sola persona que no haya pensado en él,...

VER MÁS




Juicio por la Masacre de Napalpí: “el aporte de las investigadoras de la UNNE fue muy valioso, importante y trascendente”
Derechos humanos, Judiciales, Pueblos indígenas

Finalizó el juicio por la verdad de la Masacre de Napalpí. la Justicia Federal reconoció la responsabilidad del Estado argentino. Durante el juicio, docentes e investigadoras de la Universidad...

VER MÁS




Juicio oral por Napalpí: la Justicia reconoció el hecho como una Masacre y crimen de lesa humanidad 
Derechos humanos, Justicia, Pueblos indígenas

El histórico juicio oral por la verdad sobre la Masacre de Napalpí culminó este jueves al mediodía con la sentencia en la cual la jueza federal Zunilda Niremperger dictaminó...

VER MÁS




Las RadFem, el sector que tensiona al feminismo por su rechazo hacia las personas trans
Diversidad, feminismo, Género

Apelan a la biología y se reivindican como “hembras de la especie humana” para negar la identidad de género autopercibida. Las alianzas con los sectores antiderechos.

VER MÁS




Audiencia Pública NEA: la participación ciudadana como resguardo del derecho a la comunicación
Comunicación Social, Derechos

Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones defenderán el derecho humano a la comunicación, evaluando el funcionamiento de la radio y TV de la región.

VER MÁS




Condenaron por abuso sexual al ingeniero de INTA que trabajaba en Capitán Solari
Abuso sexual en la Infancia

El 23 de septiembre de 2020, en Capitán Solari, una abuela denunció en la comisaría del pueblo, que su nieta fue abusada.

VER MÁS