El “loco” a la cabeza

Por el

Follow Proyecto Bohemia on WordPress.com



Quienes alguna vez jugamos a la quiniela o escuchamos hablar de ella, sabemos que cuando soñamos algo, por lo general existe un número que lo representa en los juegos de azar. Hoy por hoy, son muchos y muchas quienes sueñan con “el loco”, el número 22.

El 22 tiene desquiciada a la clase política, especialmente a los aspirantes a sentarse en el sillón de Rivadavia, porque justamente el 22 de junio es el día en el que todo termina y todo comienza, es el día vence el plazo para la inscripción de las listas de precandidatos a presidente de la Nación para las próximas elecciones nacionales.

La mayoría los distritos del país han desdoblado sus elecciones a excepción de las provincias de Santa Cruz, Catamarca, Buenos Aires y Ciudad Autónoma de Buenos Aires que lo harán de manera simultánea a las presidenciales. Probablemente, el desdoblamiento de las elecciones tan masivo y nunca antes visto en las demás provincias, se deba a que los gobernadores no quieren que los resultados de las elecciones provinciales se vean influidos por la imagen del presidente Macri, que actuaría como un salvavidas de plomo debido a la crisis económica que sufre el país, entre otras cosas. Basta con recordar los dichos del triunfante gobernador Juan Schiaretti de que las elecciones de Córdoba eran de Córdoba y no tenían nada que ver con lo nacional, cuando esa provincia fue una de las que le garantizó el triunfo a Cambiemos en 2015.

En estos días, el mismísimo presidente Mauricio Macri está buscando con desesperación alguien que lo acompañe en la fórmula electoral como precandidato/a a vicepresidente/a. Ante la negativa de muchos, inclusive de la propia gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, que aún cuando intenta despegarse del Gobierno Nacional, porque intuye que “Mauri” podría hundirla, hace un gran sacrificio para acompañarlo al no desdoblar los comicios. Juan Manuel Urtubey, actual gobernador de la provincia de Salta, pasó a ser el más codiciado del baile para Mauricio.  Tanto Vidal como Urtubey saben, como otros a quien Macri quiso o quiere seducir, que si acompañan al presidente se vislumbra la muerte política, porque sería comprarse la derrota asegurada.

El gobernador salteño recibió múltiples ofrecimientos por parte del presidente para que lo acompañase en la fórmula presidencial como su vice, con tanta insistencia que ya parecería un acoso. Repetidas veces Urtubey negó rotundamente tal posibilidad, ratificando una y otra vez que su candidatura es presidencial sin dar lugar a otra opción, porque, a pesar de las fotos junto Macri con sonrisas y abrazos; su negativa tiene otras razones. La apuesta de Juan Manuel no es al 22 de junio del corriente, es al 2023 y para eso está haciendo un camino perfecto, el de la hormiga. El capital político no se construye de un día para el otro, es un camino largo, difícil y que requiere de mucha estrategia.  Urtubey sabe que para estas elecciones no llega y tampoco se considera a sí mismo un kamikaze, mantiene coherencia en su discurso desde el minuto cero, porque su apuesta es a las elecciones del año 2023, y entonces sí podría convertirse en una opción interesante, pero aún faltan cuatro años para eso.

Sergio Massa tuvo una estrategia de construcción de capital político propio (similar a la que está iniciando Urtubey) que le llevó años y que hoy lo pone en el lugar de “la figurita más buscada”. Su caudal electoral propio ronda el 14% a nivel nacional que, si bien no lo llevaría a “la Rosada”, claramente podría inclinar la balanza para que la fórmula Fernández-Fernández se imponga en primera vuelta. La gran mayoría del arco opositor simpatizante de “los Fernández” piden esa alianza patriótica a gritos, y Alberto Fernández no se cansa de convocar a “su amigo” Sergio Massa en cada aparición pública.

Pero -porque siempre hay peros- el ex intendente de Tigre no quiere por nada del mundo perder su propio caudal político que le costó tanto construir, sabe que solo con sus votos no le alcanza para ganarle a los Fernández o a Macri, y por otro lado, la opción de participar como tercera fuerza sólo posibilitaría el triunfo del presidente o en el peor escenario podría significar su inmolación. Y tampoco quiere eso, máxime considerando que en el cierre del congreso de Frente Renovador dejó la puerta abierta diciendo que él estaba para “empujar el carro o para conducirlo”. En este contexto, la negociación Massa-Fernández para la integración de ese frente patriótico en construcción es ardua y extremadamente minuciosa. Como los tiempos apremian y todos corren enloquecidos al 22 todo parecería indicar que la decisión final puede llegar esta misma semana. Si Massa decidiera finalmente empujar el carro conducido por Alberto, podría convertirse en un dirigente con un gesto magnánimo en pos de la salvación y reconstrucción de un país en ruinas, dejando los personalismos de lado, como lo hizo la propia Cristina Fernández de Kirchner, y posicionándose mejor de cara al 2023 como posible candidato a presidente.

Como los tiempos apremian y todos corren enloquecidos al 22 todo parecería indicar que la decisión final puede llegar esta misma semana. Si Massa decidiera finalmente empujar el carro conducido por Alberto, podría convertirse en un dirigente con un gesto magnánimo en pos de la salvación y reconstrucción de un país en ruinas

En once elecciones, casi la mitad del total de las provincias del país, el electorado le dio la espalda al Gobierno Nacional. Once elecciones provinciales en las que Cambiemos resultó perdedor por mucha diferencia a pesar de los esfuerzos del PRO que incluyó la presencia en territorio de varios de sus altos cuadros, como Vidal, Marcos Peña o Frigerio durante la campaña. El oficialismo pierde por mucho, como fue el caso de San Juan por 20 puntos, o Misiones en el que el Frente Renovador (que nada tiene que ver con Sergio Massa) se impuso con más del 73% de los votos. El caso de Misiones es un dato de importancia, ya que el candidato de Cambiemos Humberto Schiavoni, es un hombre “PRO puro”, ex titular de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), actual senador por la provincia y actual presidente del PRO Nacional y con mucho poder dentro del mismo, perdió votos respecto de la elección del 2017 razón por la cual ni siquiera le podrán endilgar la responsabilidad de la derrota histórica por casi 56 puntos a los radicales que integran la alianza Cambiemos.

Ahora bien, la pregunta que surge es ¿Por qué se vuelve cada vez más amplio el rechazo en las urnas al Gobierno Nacional o sus representantes provinciales? La respuesta es muy simple:  por la situación económica, porque nada alcanza para nada, porque la canasta alimentaria aumentó en un año más del 60% y porque el poder adquisitivo del salario cayó estrepitosamente. También porque la nafta aumentó de nuevo justo el día antes de que la gente vaya a votar y a pesar de que el gobierno pospuso el aumento de impuestos a los combustibles justamente para que se trasladara a los alimentos; cosa que si miramos a través del cristal electoral, y teniendo en cuenta que en junio tienen lugar varias e importantes elecciones provinciales, como por ejemplo la populosa provincia de Santa Fe, no nos extrañaría tal medida tuviera motivación proselitista. Con el litro de nafta super que ronda los 47 pesos en la ciudad de Resistencia, cargar un tanque de nafta representa una cuarta parte del salario mínimo vital y móvil, cuyo valor es de 12.500 pesos hoy. La canasta básica que debe poder adquirir una mujer de 35 años, que vive con su hijo de 18 años y su madre de 61 años, para no ser pobres según el INDEC fue de 23.480,38 pesos en el mes de abril de 2019.

¿Por qué se vuelve cada vez más amplio el rechazo en las urnas al Gobierno Nacional o sus representantes provinciales? La respuesta es muy simple:  por la situación económica, porque nada alcanza para nada, porque la canasta alimentaria aumentó en un año más del 60% y porque el poder adquisitivo del salario cayó estrepitosamente.

Hoy, 4 de junio los números hablan por sí mismos:

  • Once elecciones enloquecen a un candidato a la reelección como presidente,
  • Dieciocho días quedan aún en los que la clase política seguirá corriendo a lo loco
  • Veintitrés mil y pico vale la canasta y la gente enloquece porque nada alcanza,
  • Cuarenta y ocho el litro de nafta se sentirá indefectiblemente en las góndolas.

En definitiva, nadie deja de soñar con los locos. El 22 termina e inicia todo.


Si llegaste hasta acá es porque te interesa nuestra mirada hacia la sociedad y la manera comprometida con la que hacemos periodismo. Somos un medio autogestionado, alternativo, enfocado en temáticas de género y derechos humanos. Vivimos tiempos complejos y solo podemos seguir creciendo con tu aporte voluntario.


Te sugerimos estos montos, pero si querés ayudarnos con otro importe, podés hacerlo en este CBU 3110030211001234460051. Si tenés alguna duda, escribinos al correo bohemia.prensa@gmail.com


Categoria: política | Tags: , , , , , , | Comentarios: 0

Sé el primero en escribir un comentario.

Deja un comentario