Ley de talles: la deuda de una sociedad gobernada por estereotipos

Por el


En un país como Argentina en estos últimos cincuenta años, caracterizado no solo por la inestabilidad económica sino también por un desequilibrio de valores constantes nos encontramos ante una de las tantas disyuntivas que ponen en tela de juicio el compromiso respecto al cumplimiento de tratados internacionales con jerarquía constitucional. El tema en cuestión habla, ni más ni menos, que sobre el derecho constitucional de cada ser humano de vestirse como mejor le parezca. Al mencionar esto no nos estamos refiriendo a que se prohíban directamente el uso de ciertas prendas o que se deniegue su entrada o efectiva puesta en acción de un oficio o profesión, más bien nos atrevemos a decir que se ve vulnerado nuestro derecho como consumidores finales de un producto al cual no podemos acceder, incluso en el caso de que se tengan los medios económicos para llevarlo a cabo. Lo que impide su consumo se refiere a una condición personal del ser humano- hablando lisa y llanamente de un acto de discriminación- que vulnera un derecho no sólo como consumidores sino también como seres humanos.

El motivo principal que da génesis a esta problemática deviene de una cuestión estética, tomando a la belleza como un valor subjetivo que se impone en la sociedad, obligando a sus habitantes a vivir bajo ciertos parámetros considerados como «ideales». Aquí nada tiene que ver con la salud o bienestar del individuo, es más, existen en nuestro país legislaciones -nacionales,provinciales y municipales- que tratan sobre esta problemática desde el año 2001 y no hubo aplicación alguna, teniendo como referencia que de cada diez personas que van a comprar ropa, siete no consiguen en su talla (en su mayoría mujeres). Esto afecta no solo a la persona en sí misma, sino a su autoestima, integración social y la disminuye en su dignidad por el hecho de que la hace sentir excluida por no cumplir con los parámetros físicos impuestos.

El derecho a vestirse, en una sociedad capitalista donde la imagen estética se muestra como carta de presentación, limita a la persona en el uso pleno de su libertad cuando, al momento de entrar a un local de ropa, las prendas que representan tendencia carecen de tallas que incluyan a todos.

Es más, se habla comúnmente en el mercado de «talle único» sabiendo que, así como no existen cuerpos iguales, es lógico pensar que no existe un talle que por sí mismo abarque todas las contexturas físicas. En el mercado de indumentaria argentino, los talles que rondan los locales comerciales abarcan entre «S» y «XL» ( del 34 al 44, en hombres suele extenderse hasta el 46 o 48 en algunos casos)  por lo que, las personas que requieran talles mayores, tienen que recurrir a locales vulgarmente llamados de «talles especiales». Así, no solo segmentan a parte de la población, excluyéndolos de los locales convencionales, sino que muchas veces tienen que pagar un precio mayor a lo tradicional y que conformarse con una oferta mucho más limitada.

Esta controversia no solo se presenta de manera indirecta cuando los locales no poseen el producto. La violencia está presente directamente a la vista de quien acompaña o la padece cuando entra a cualquier local y desde la puerta de entrada le informan que no tienen ropa de su tamaño, que en ese local no puede consumir, sin siquiera consultar si la prenda es para uso personal u obsequio. Basta con poseer una contextura física distinta para que el trato varíe, la exclusión se vea presente y la vergüenza se apodere del cuerpo que abrió aquella puerta.

Las empresas alegan ante este llamado de atención, en su mayoría, problemas económicos para cumplir con la ley. Sus argumentos plantean que les resulta más caro fabricar talles grandes, que se desvirtúan sus diseños, que el país carece de una moldería para esas proporciones, que es muy difícil unificar los talles por no existir un análisis antropométrico de la mujer argentina. Sin embargo, las marcas que confluyen en los talles grandes dicen que los problemas económicos no son reales, que un mayor volumen de tela para la confección de esos talles no tienen importancia significativa en las pérdidas o ganancias de la empresa. En la oficina de la Fundación Mujeres en Igualdad (MEI) se muestran permanentemente correos electrónicos de denuncia de personas que no encuentran ropa a su medida. Es una discriminación que produce trastornos alimentarios, conflictos de autoestima, inseguridades, y un oído sordo del estado ante esta problemática social.

Si bien la compra desmesurada de productos no configura la plenitud del ser humano y alimenta un mercado de consumo, no hay que perder de vista que sigue siendo un derecho que se encuentra dentro del marco de la ley y es el consumidor el eslabón primordial de aquel círculo que lo termina excluyendo y limitando en el libre ejercicio de su libertad al momento de elegir donde invertir su dinero.

Antonella Ramírez, Abogada

agenda bohemia

El Arbol Amarillo Libreria Infantil

Categoria: Columnista | Tags: , , | Comentarios: 0

Sé el primero en escribir un comentario.

Deja un comentario



Apoyá a la Revista


Si llegaste hasta acá es porque te interesa nuestra mirada hacia la sociedad y la manera comprometida con la que hacemos periodismo. Somos un medio autogestionado, alternativo, enfocado en temáticas de género y derechos humanos. Vivimos tiempos complejos y solo podemos seguir creciendo con tu aporte voluntario.



revista bohemia donaciones

DONAR
$500



revista bohemia donaciones

DONAR
$1.000



revista bohemia donaciones

DONAR
$2.000




Te sugerimos estos montos, pero si querés ayudarnos con otro importe, podés hacerlo en este CBU 3110016611001019972012 / Alias: ProyectoBohemia. Si tenés alguna duda, escribinos al correo bohemia.prensa@gmail.com



Últimas Notas


Bizarrap. Todo lo que toca supera el millón
Audiovisual

Ensayaba beats de películas de acción y dio su gran salto: de productor musical a artista. Trabajaba en Warner, renunció, creó los hits más viralizados del 2020

VER MÁS




A dos años de la ley de IVE/ILE: La situación de Chaco y Corrientes
Compromiso social, Derechos, feminismo, Género, Políticas Públicas/ Cultura, Sociedad

La perspectiva nacional y regional de las problemáticas que impiden la aplicación de la ley de aborto.

VER MÁS




Juicio por la muerte de Adriana Barreto: el “femicidio” que volvió a ser “suicidio” según los procesos judiciales
feminismo, Género, Judiciales, Violencia de Género, Violencia Intitucional

La jueza Dolly Fernandez absolvió a Carlos Ojeda, su ex pareja, por el “beneficio de la duda”. La familia deberá esperar a que pasen las vacaciones judiciales para saber...

VER MÁS




Conocido empresario de Resistencia imputado por abuso sexual agravado
abuso sexual, Abuso sexual en la Infancia, Abuso Sexual Infantil, Derechos de la Niñez, Derechos humanos, Género, Judiciales, Justicia

Mauro Esteban Frugoni Zavala, el empresario acusado de abusar a una niña de 3 años de edad, debe prestar declaración de imputado por el delito de abuso sexual agravado...

VER MÁS




La Violencia digital y su impacto en la libertad de expresión
Género, salud/derechos, Tecnología, Violencia de Género

Recientemente fue publicado el ‘Violencia de género en línea hacia mujeres con voz pública. Impacto en la libertad de expresión’, un informe preliminar que resume un estudio cualitativo de...

VER MÁS




La campaña de la SDH destinada a «Madres que buscan» a sus hijos más allá de la represión dictatorial
apropiacion, Derechos humanos, identidad

La campaña de la SDH destinada a "Madres que buscan" a sus hijos más allá de la represión dictatorial Las historias detrás del otro robo de niños

VER MÁS