ESI: ¿A qué se oponen los que se oponen?

Por el

Follow Proyecto Bohemia on WordPress.com



En la noche del lunes 22 de octubre, centenares de personas convocadas por pastores evangelistas se congregaron en el mástil de la Avenida 9 de Julio de la ciudad de Resistencia, Chaco. El fin fue oponerse a la reforma de la Ley de Educación Integral Nº 26150 (ESI), por considerarla “sin valores y con ideología de género”. Desde la Universidad Nacional del Nordeste, a través de un comunicado emitido por el Centro Interdisciplinario de Estudios de Género, echaron por tierra los conceptos erróneos religiosos.

“Claramente el género es una construcción cultural, no se nace con un género determinado sino con un sexo, que es lo que nos otorga la naturaleza. Género es una categoría, no una ideología…”, expresa el comunicado de la UNNE

Dos meses atrás, los mismos grupos se manifestaron en oposición a la aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, considerando que la solución a los embarazos no deseados era la educación sexual. Por otra parte, referentes políticos de varios sectores hicieron eco de estas manifestaciones y tomaron postura. El debate de la separación Iglesia Estado toma auge una vez más, como lo hiciera con el radicalismo de Alfonsín en el contexto de la ley de divorcio vincular, y con el kirchnerismo en épocas de las leyes de matrimonio igualitario e identidad de género.

“Nos oponemos al intento de reforma de la ley, donde se busca poner más rigidez de obligatoriedad a la enseñanza de ideología de género, en nuestros niños”, expresó uno de los referentes. Entre los dirigentes políticos que participaron de la convocatoria estuvieron Alejandro Aradas, Horacio Goycochea, Alicia Terada, Juan Mosqueda, Liliana Spoljarich y Raúl Vinokurov, entre otros.

“…no es legítimo referir a nociones como las de manipulación y/o engaño cuando aludimos a cuestiones de género… Esta ley, como el abundante caudal teórico sobre estudios de género refiere a la distinción tópica sexo/género”, explican desde la Universidad.

 

“Con mis hijos no te metas”, versa el slogan de los opositores a la implementación efectiva de la ley. “No se puede excluir a los padres a la hora de elegir sobre la educación sexual de sus hijos, rogamos a Dios para que ilumine a los legisladores y a quienes ocupan lugares de decisión para que ejerzan sus mandatos mirando el bien común, respetando la diversidad y valorando las convicciones de los ciudadanos a quienes representan”, manifestaron.

Lobby cristiano

“Por una educación sexual con valores y sin ideología de género” fue el manifiesto llevado adelante por la Iglesia Católica y las iglesias evangélicas en el marco de una fuerte presión para permitir la aprobación de la ley que permitiría brindar en las escuelas la Educación Sexual Integral con perspectiva de género.

Una de las principales modificaciones propuestas por el dictamen firmado en Diputados es que la Ley ESI sea una ley de orden público, lo que significa que será de aplicación obligatoria en todo el territorio nacional, en instituciones de gestión estatal o privada, más allá del “ideario institucional y de las convicciones de sus miembros”. Asimismo, garantizar que las jurisdicciones no desconozcan o contradigan los contenidos de ESI consensuados por el Consejo Federal de Educación y establecidos en el Programa Nacional de Educación Sexual Integral.

Entre otras modificaciones se prevé la actualización del marco normativo vigente para el cumplimiento de los contenidos de ESI: Ley de identidad de género; Ley de derechos de personas con discapacidad; Ley de trata de personas; Ley de protección integral de los derechos de niñas, niños y adolescentes. De concretarse su sanción, todas las escuelas públicas o privadas deberán incluir en su currícula la educación sexual y reproductiva de forma obligatoria, sin depender de la aprobación de cada gobierno provincial como sucede hasta ahora.

En plenario de comisiones de la Cámara de Diputados de la Nación se aprobó el dictamen que establece la obligatoriedad de la enseñanza sexual en todos los establecimientos educativos del país. Aunque con un dictamen pre acordado entre legisladores, las posiciones a favor y en contra se dieron en un clima tenso debido a la presencia de militantes que se oponen a la plena implementación de la norma.

Falacias y sus aclaraciones

La respuesta de la Universidad

El Centro Interdisciplinario de Estudios de Género de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Nordeste emitió un documento donde aclara los conceptos con que se quiere atacar la modificación de la ley:

NO HAY IDEOLOGÍA DE GÉNERO

“En nuestra calidad de integrantes del Centro Interdisciplinario de Estudios de Género (CIDEG) de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Nordeste; como docentes de las distintas carreras que conforman a la mencionada Unidad Académica y en cumplimiento del rol social del educador científico y político de la Universidad Pública, deseamos exponer a la comunidad algunos conceptos actuales relacionados con lo que se comprende por Género.
Hablar de género e ideología supone conocer y manejar un constructo teórico solvente respecto de lo que los estudios de géneros actuales contemplan.
La desinformación sobre estas temáticas es riesgosa, principalmente cuando se lo realiza en medios de comunicación masiva que tienen como destinatarios a un público general (con posiciones y pensamientos heterogéneos). Si bien cada individuo puede expresar libremente su opinión respecto de cualquier problemática, es deber ciudadano pensar en el impacto que la misma pueda tener sobre el universo al cual va dirigida, a la vez que observar con responsabilidad propia del saber el fundamento de aquello sobre lo cual se expresa.
Nuestra perspectiva es académica, disciplinar, científica y se convalida por una férrea formación que, desde hace más de 20 años, tenemos en los estudios de género; la que se acompaña, dispone y enseña en las carreras de grado, la Diplomatura Género y sexualidades. Movimiento de mujeres y políticas públicas y la Especialización en Educación en Género y Sexualidades que se dictan en la Facultad de Humanidades (UNNE) por convenio con la Universidad Nacional de La Plata. Asimismo, es menester aclarar que las investigaciones y los trabajos que sobre la cuestión de género se han hecho formalmente atraviesan todo el siglo XX.
Para comenzar, resulta pertinente aludir a una especialista como es la doctora Gabriela Castellanos (cofundadora del Centro de Estudios de Género, Mujer y Sociedad de la Universidad del Valle – Colombia),  quien hace una concreta afirmación, sustentada por amplios estudios teóricos, cuando asevera que no se puede hablar de género como una ideología; básicamente argumentando que nadie elige su sexualidad y que ello no deviene en una conspiración contra la familia cristiana.
De acuerdo con ello, observamos que no existe debate científico ni bibliografía actualizada en toda la prolífica producción académica mundial acerca de la problemática que hable de los estudios feministas y de género como ideología. Además, ello supondría pensar también en el conocimiento del uso del término ideología, en cuanto a los diferentes contenidos específicos y a la polisemia conceptual que este sustantivo reúne en el campo de la Filosofía y de las Ciencias Sociales.
Algunos sostienen que a partir de 1995 se comenzó a gestar una ideología de género. Probablemente los que exponen esta afirmación estén tomando como punto de partida la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer realizada en Beijing; sin embargo, eso supondría desconocer el recorrido de los movimientos feministas a lo largo de la historia, incluyendo no sólo las Conferencias anteriores, la CEDAW (1978) sino la propia Constitución de 1994 (art. 75, inc. 23). Convendría conocerlos porque, nos guste o no, es lo que rige tanto como marco socio-crítico como jurídico.
Con igual tenor de convalidación teórica es necesario señalar que no es legítimo referir a nociones como las de manipulación y/o engaño cuando aludimos a cuestiones de género; así como también resaltar la valía de la aplicación de la Ley de Educación Sexual Integral (Ley 26.150). Esta ley, como el abundante caudal teórico sobre estudios de género refiere –como una conceptualización aprehendida y que ya no amerita seguir discutiendo ni confundiendo- a la distinción tópica sexo/género.
Claramente el género es una construcción cultural, no se nace con un género determinado sino con un sexo, que es lo que nos otorga la naturaleza. Género es una categoría, no una ideología; y por tanto, un concepto analítico que permite hacer ciencia social. Claro está, y resulta lógico pensar —tal como Castellanos sostiene— que quienes trabajan la categoría de género tengan una ideología feminista o antipatriarcal y antihomófica. No obstante, cuando se dice “ideología de género” se está tratando de desconocer al aspecto científico y enfatizar que es una posición política y amoral que va en contra de las buenas costumbres.
Por supuesto, desde el enfoque que confunde sexo con género, quedan fuera todxs lxs que no participan del binomio varón/mujer, que por su parte es una construcción antropológica variable en sus atribuciones según las culturas. En ese mismo sentido sería desacertado decir que los estudios de género hablan de sexo neutro y confundir sexo con sexualidad,  sin entender la distinción básica de que la sexualidad es una construcción compleja entre lo biológico, lo emocional y lo simbólico, mientras que el sexo podría decirse que es una determinación o bien genética o fenotípica.
A esta altura convendría recordar que la Ley 1420 de Educación Común sancionada el 8 de julio de 1884 en sus artículos 6 y 7 prescriben el mínimum de instrucción obligatoria y el artículo 8 aclara que la enseñanza religiosa podrá ser impartida antes o después de las horas de clase, si es que sus preocupaciones se orientan en este sentido. Es pilar de la educación pública asentarse en el saber científico y combatir todas las formas de discriminación humanas e incluye entre sus valores el respeto por las creencias que conforman el ámbito privado de las mismas y de sus prácticas públicas, en condiciones de igualdad para todos los credos admitidos por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación. Coherentemente, la profesión laica de la educación —junto con la obligatoriedad y la gratuidad— es la garantía de que toda la ciudadanía acceda a los conocimientos válidos que aseguren el desarrollo personal, social, la salud y la paz armónica de la población.”


Categoria: Educación, política | Tags: , , | Comentarios: 0

Sé el primero en escribir un comentario.

Deja un comentario