Sadomasoquismo: Echando luz sobre las sombras

Por el


En una de las muchas notas a las que me llevo Sexus, fui afortunada en charlar con Lucía Báez Romano, psicóloga, sexóloga clínica y coordinadora docente de los Cursos de Pre y Posgrado de Sexología Clínica en la UBA. Ella, entre tantas otras preguntas, se encargó de contestar varias cosas sobre el tema.
BDSM ¿Ser o no ser? …Esa es la cuestión
Antes que nada, debemos recordar siempre algo, la palabra que más vamos a ligar al sexo, al menos en estas columnas, es el consenso. Cualquier juego que queramos sumar a nuestra cama (u otro lugar que elijamos), debe ser con la aprobación de todos los participantes, porque cuando solo importa nuestro propio placer es cuando la esencia se pierde, a menos claro que hablemos de masturbación, pero a eso amigos, lo dejamos para otro día.
El BDSM (Bondage; Disciplina y Dominación; Sumisión y Sadismo; y Masoquismo) ya asomó al mundo en el Siglo VIII y fue el famoso Marqués de Sade quien lo describió muy bien en su libro Justine, donde hablaba de latigazos, golpes y sogas en un contexto que generaba placer. Entre las prácticas básicas están el atar e inmovilizar, el vendaje de ojos y mordazas, las escenas de sumisión o dominación, azotes con objetos, pinzas o nalgadas también llamadas spanking.
Toda esta información puede confundirnos al punto de preguntarnos si esos momentos en que en el furor de las pasiones un tirón de cabello, una nalgada, o una mordida en el pezón nos gusta nos convierten automáticamente en sadomasoquistas, pero en palabras de la Licenciada Báez Romano “Se es o no se es”. En toda práctica BDSM hay un sumiso y un amo, hay palabras claves para no infringir daños y sobretodo, más allá de lo que se piense, hay un respeto. En cuanto la palabra clave se diga, el juego se termina y la puesta en escena deja de serlo. Por ello es importante recalcar que no es lo mismo el sado, que la violencia en una relación de pareja.
¿Podemos condimentar con el sado nuestra vida íntima? ¡Por supuesto! Podemos erotizar cosas como las medias de nylon y usarlas para atar e inmovilizar a nuestra pareja mientras nosotros le damos placer, se pueden usar pañuelos o antifaces para cubrir los ojos y resaltar otros sentidos…existen velas que al derretirse funcionan como aceite para masaje…y muchas otras opciones que se pueden ir agregando de manera gradual hasta decidir si queremos que las sombras grises se queden más tiempo con nosotros, o esperamos que se estrene otra cosa.

https://www.youtube.com/watch?v=D_FDvaDkPNU

Categoria: Columnista | Tags: , , | Comentarios: 0

Sé el primero en escribir un comentario.

Deja un comentario



Apoyá a la Revista


Si llegaste hasta acá es porque te interesa nuestra mirada hacia la sociedad y la manera comprometida con la que hacemos periodismo. Somos un medio autogestionado, alternativo, enfocado en temáticas de género y derechos humanos. Vivimos tiempos complejos y solo podemos seguir creciendo con tu aporte voluntario.



revista bohemia donaciones

DONAR
$500



revista bohemia donaciones

DONAR
$1.000



revista bohemia donaciones

DONAR
$2.000




Te sugerimos estos montos, pero si querés ayudarnos con otro importe, podés hacerlo en este CBU 3110016611001019972012 / Alias: ProyectoBohemia. Si tenés alguna duda, escribinos al correo bohemia.prensa@gmail.com



Últimas Notas


Cristina López relató en el Juicio lo que en su familia era un secreto guardado con temor.
Cien años de humillación: “Napalpí sigue doliendo”
Sin categoría

Mujeres originarias salen al rescate de su cultura. Negada, antes por el miedo al genocidio, hoy aún por el temor a la discriminación.

VER MÁS




Manual de etiqueta para redes sociales: los sí y los no de WhatsApp
Sin categoría

Las redes nos están cambiando, torturando, agobiando. Con reglas claras, whatsupp puede ser menos invasivo.

VER MÁS




TEJEDORA WICHI DE ARGENTINA LLEGA A LA BIENAL DE VENECIA
Sin categoría

Claudia Alarcón y el colectivo ‘Silät’ expondrán nueve paños tejidos que cuentan algunos de los mitos de su pueblo y desafían la construcción occidental del arte

VER MÁS




El ex-Ministerio de Mujeres será una subsecretaría 
Género, Políticas Públicas, Sin categoría

Dependerá de Capital Humano. Qué se sabe sobre la continuidad de sus políticas y de las personas que trabajan allí. Qué suerte correrán quienes accedieron a su primer empleo...

VER MÁS




Jarumi Nishishinya: “Es una tortura que este proceso se alargue”
Abuso sexual en la Infancia

La artista, a los 42 años pudo denunciar el abuso sufrido en su niñez. Entonces había hablado, pero su familia no hizo nada. Hace dos años espera el juicio.

VER MÁS




Se recibió Sandra Toribio, la primera médica argentina de la etnia Wichí, egresada de una universidad pública
Políticas Públicas, Pueblos indígenas

s oriunda de Ingeniero Juárez, Formosa. Nació en el seno de una comunidad Wichí. Ama la medicina y la investigación, y en ese amor, incluye su deseo de volver...

VER MÁS