Refugio Salvaje, en custodia de la fauna nativa

Las recientes inundaciones han generado una serie de movimientos de especies de animales nativos que han sorprendido a los ciudadanos chaqueños. Existe una fundación que se encarga del rescate y posterior devolución de estas especies, además de brindar información a la comunidad acerca de cómo actuar ante estos encuentros poco usuales.

Refugio Salvaje es una institución privada de ofidiología que ya tiene 16 años de vida, y que hace algunos años dio nacimiento a la fundación que lleva el mismo nombre. Bohemia charló con su presidente, Lucas Monzón, en la sede de Fortín Warnes 1135 de Resistencia.

“La actividad principal que tenemos como institución es el rescate de animales silvestres que aparecen en zonas urbanas, principalmente ofidios, yacarés y lagartos, pero también mamíferos y aves, como monos y loros. Incluso hace muy poco, rescatamos un oso melero en plena ciudad de Resistencia”, cuenta Lucas.

Para llevar a cabo esos rescates existe un convenio entre el Ministerio de la Producción de la Provincia, con quienes canalizan los llamados de los vecinos a la Dirección de Fauna , así como los que llegan a los bomberos y al 911.

“Rescatamos a los animalitos y una vez que ellos están en nuestra institución, permanecen temporalmente para ser atendidos y, en ocasiones, cumplen una finalidad educativa”. ¿Por qué educativa? Porque Refugio Salvaje es un centro de recepción de personas que es visitado por contingentes turísticos y público en general a quienes se les explica sobre las características biológicas, las condiciones de permanencia y alimentación de las especies, tanto autóctonas como exóticas, entre otras cuestiones.

Pero no solo es un centro abierto al público, el refugio realiza intervenciones periódicas en diversas instituciones de la provincia, como jardines de infantes, escuelas primarias y secundarias, la Administración Provincial del Agua (APA), el Ejército, Bomberos, Policía Rural, entre otras instituciones públicas y privadas. Y esas instituciones también los visitan.

La institución cuenta además con un Instituto de Ofidiología en donde los interesados pueden hacer un curso de aproximadamente dos años de duración, de carácter teórico práctico y con certificación provincial. ¿Quiénes pueden hacer el curso? Puede estudiar cualquier persona a partir de los 12 años. “Tenemos alumnos del secundario, policías de diferentes divisiones, bomberos, enfermeros, estudiantes de biología, veterinarios, docentes. Como es un contenido de interés general aplicable a cualquier rama, tenemos también aficionados que le interesan los animales y vienen a hacer el curso”, explica Lucas.

Rescate, educación y devolución

El rol del refugio se centra en tres puntos principales: Rescate (para evitar que la gente los mate); la actividad educativa a la comunidad y la devolución de las especies a su hábitat. En ocasiones, los animales permanecen un tiempo determinado en el refugio dependiendo del estado en que se encuentren. “Por ejemplo, un monito de un mes de vida tiene que estar por lo menos un año bajo atención estricta, no se lo puede liberar”, explica Lucas refiriéndose a un carayacito que está hoy en guarda en el refugio. “Este monito tenía un peluchito para que duerma abrazado. Ahora ya tiene ocho meses, pero cuando vino tomaba leche especial en biberón y alimento con vitaminas”.

 

Inundaciones y presencia de animales

“Fue increíble la cantidad de rescates que tuvimos debido a las inundaciones. Si el ser humano no está preparado para encontrarse con estos animales y actuar en consecuencia, se producen este tipo de situaciones” (en referencia a la matanza de yacarés en la zona del club Náutico y su viralización en las redes sociales en enero de este año). “La gente se espanta, se asusta, agarra un rastrillo y le arranca la cabeza sin necesidad, a un animal de tres metros que, aunque sea grande, le lleva 20 años llegar a ese desarrollo. Incluso hay especies que muchas veces están en peligro de extinción”, advierte el especialista.

Entre los grandes aportes a la preservación de nuestras especies, Lucas Monzón relata la experiencia con alumnos policías que les tocó trabajar en Sáenz Peña durante las inundaciones. “Se desenvolvieron muy bien en los rescates, manipulación, en atención de los mordidos o accidentados por ofidios. Es ahí donde nuestra institución cumple esa función de educar a la población, ya sea por medio de nuestras visitas a las instituciones o la capacitación en el refugio”.  

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se viene el Congreso Internacional de Ofidios

Para el próximo 28 de abril, Refugio Salvaje está organizando el Primer Congreso Internacional de Capacitación sobre Ofidios, con el aval del Ministerio de la Producción de la Provincia del Chaco y la Dirección de Fauna y Áreas Naturales Protegidas. Durante toda la jornada se abordarán temas como la identificación de especies de serpientes, medidas preventivas y primeros auxilios, manipulación, captura y traslado, entre otros temas.

Los cupos son limitados y las inscripciones están abiertas. Están invitados referentes de Brasil, Paraguay y Uruguay, y ya hay inscriptos representantes de siete provincias argentinas provenientes de 30 localidades. La sede estaba pensada en el Museo de Ciencias Naturales, pero el número de inscriptos superó la capacidad de este espacio, así es que se encuentran en la búsqueda de otro lugar más adecuado.

¿Exóticos en zonas urbanas?

“Todos los animales exóticos que nosotros tenemos son de personas que han comprado en “Tiendas de mascotas”, así entre comillas. Pitones, iguanas, tortugas, que después de un determinado tiempo sus dueños se aburren, les produce miedo o no saben qué hacer ni dónde tener a un animal que creció. Compran una serpiente que tiene 30 centímetros y en seis años tienen una serpiente de tres metros. Y es ahí donde esta institución puede dar albergue a este tipo de especies. Porque tampoco se lo puede liberar, porque tendríamos que ir al África para liberar a la pitón que tenemos.”

refugio2

“Tampoco se los puede liberar en nuestro entorno por cuestiones biológicas, porque puede ocasionar un desastre natural o al menos un desequilibrio natural, sea por el tipo de depredador que puede llegar a tener el animal, o por la depredación que puedan generar a especies nativas o por la cruza que pueda llegar a haber con otras especies”.

Un refugio en la ciudad

“Hay personas que creen que los zoológicos y los refugios tienen que cerrar porque los animales tienen que estar libres. Pero hay una realidad, como la de este monito. Hay animales que no se pueden liberar, ahí es donde los refugios cumplen una función. Incluso hay animales que de por vida no se pueden liberar, porque se acostumbraron a comer de la mano, no están preparados para competir, para pelear con otros machos, por ejemplo”.

Valorar nuestra fauna autóctona, aprender sobre las especies salvajes y respetar la vida de las mismas. Refugio Salvaje se convierte en custodio fiel de la naturaleza animal en un entorno urbano.   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s